229 – La decadencia de Twitter

twitter-is-censored-2

Durante años, el correo spam por excelencia advertía a los usuarios de algún servicio gratuito de internet, que si no lo reenviaban a todos sus contactos, a partir del día siguiente les sería cobrado. No importa si era Hotmail, Whatsapp, Google, Yahoo o Gmail. El correo florecía en aquellos que en el fondo no entendían por qué el servicio era gratis. La gratuidad del correo electrónico, los buscadores o las redes sociales era algo demasiado bueno para ser verdad.

En la gran mayoría de los casos esos correos eran falsos pero circulaban. Los peligros de las cadenas siempre han sido ninguneados (o ignorados) por los que las reenvían. Sea porque en el fondo creen que Microsoft está rastreando su correo para pagarles una millonada, la bendición de la virgen del Santo Socorro sólo llega si lo reenvías siete veces, o porque están convencidos de hacer labor social enviando a todo el mundo la cura del cáncer mediante aceitunas negras o un aviso del peor virus descubierto por la humanidad.

Spam by CorbisLo paradójico es que ese mismo virus puede ir incluido en el correo, junto con información incorrecta, ligas a negocios fraudulentos y difusión del miedo; además de tiempo perdido e irritación para los demás.

Con la aparición de las redes sociales, ambos fenómenos se hicieron presentes. El temor a que nos sea de pronto cobrado compartir el video del perro persiguiéndose la cola, y una nueva manera de difundir que nos ganamos dos millones de libras en la Lotto europea y heredaremos a un monarca africano.

Las redes sociales surgieron como modelos de interacción y cobraron gran popularidad mucho antes de que se hiciera público su modelo de explotación económica. Facebook implementó los anuncios cuando estuvo bien posicionado, y ha llevado su explotación al grado de cobrarnos por “promover” algún mensaje a los mismos “amigos” a quiénes antes llegaba en forma gratuita.

Hace unas semanas discutía aquí el experimento de Facebook donde se manipuló el estado de ánimo de los usuarios reforzando ciertos tipos de mensajes y contenidos en la lista de “destacados”. Si sumamos esa experiencia con otros experimentos que han comprobado, por ejemplo, que la gente compra más cuando está feliz, quedará claro como los algoritmos pueden diseñarse para maximizar la compra y el consumo.

Twitter cageTwitter se había mantenido al margen. La explosión exponencial de su crecimiento se dio hace un par de años favorecida por varios factores: (1) La inmediatez de la información, (2) El uso de los #hashtags para crear tendencias (3) El que el usuario tuviera el control absoluto sobre lo que quería ver (4) la libertad para difundir, conectar y crear solidaridad en forma veloz.

Hace unos meses, Twitter implementó la primera etapa de explotación comercial: anuncios. Colados en nuestro TL como si fueran un mensaje más de alguna de las personas que seguimos. Los anuncios eran una intromisión particularmente irritante, porque no se ofrecía alternativa al usuario. No existe un modelo como el de los Apps telefónicos donde se puede comprar la versión sin publicidad.

El afán por agrandar la red de contactos, ha saturado los TL de millones de usuarios, al grado que se ha vuelto casi imposible crear impacto o tendencia con un solo tuit (a menos que seas Lady Gaga, Obama o alguna celebridad televisiva). Los tuits individuales son ahogados por el ruido.

Entre los elementos que más ruido generan están las publicaciones automáticas. Sean la geolocalización del usuario, imágenes de Instagram, la canción que se escucha en Spotify, actualizaciones de status en Facebook, avisos de estadísticas de nuevos seguidores, el “diario” del usuario, etcétera. Esto sumado a reportes minuto a minuto de tal deporte o evento mediático, favoritos de alguien. De ahí el surgimiento herramientas para limpiar y filtrar el TL.

islamic-state-james-foley2En fecha reciente Twitter se ha decidido por dos reglas insólitas. La primera es la censura. Twitter decidió prohibir la difusión del video de la ejecución del periodista estadounidense James Foley que circuló hace unos días, incluyendo el bloqueo de las cuentas que lo compartían. Aparentemente se trata de una decisión sensata para evitar la promoción de un acto terrorista. Sin embargo, detrás de la decisión hay consecuencias inquietantes, como reflexiona Mike Elgan en Computerworld:

“¿Es Twitter la plaza pública mundial que era? ¿Existe como medio neutral o existe para que un puñado de jovencitos estadounidenses motivados por las utilidades impongan sus valores en el mundo?”

La intervención a pesar que la naturaleza del propio medio había generado una tendencia que solicitaba a la gente que dejara de compartir el video. Para Elgan, la medida es similar a la censura que existió en EU durante los años 60 y 70 para que no se difundieran imágenes de la guerra de Vietnam porque desmoralizaban a la población y fomentaban el movimiento pacifista.

Twitter CensuraEl que la “realidad” esté disponible para ser enfrentada por quien lo elija es tan importante como la libertad de expresar lo que queramos o necesitemos. Al intervenir, Twitter toma partido y asume que sabe lo que es bueno para nosotros (o quizá, lo que es bueno para las ventas).

El último factor que señaliza la decadencia de Twitter es la implementación de algoritmos  estilo Facebook. Ahora, no sólo veremos lo que elegimos ver, a quienes elegimos seguir. Twitter “colará” en nuestro TL tuits de otros usuarios que considere populares o pertinentes. A pesar de que las pruebas piloto del proyecto fueron contundentemente rechazadas por los usuarios. Estos nuevos tuits estarán ahí porque “debemos verlos”, y no seremos capaces de bloquearlos o borrarlos.

Para quienes se preocupaban que su servicio gratuito favorito se convirtiera de pronto en de paga, la preocupación era injustificada. Lástima. Por lo menos si pagáramos podríamos exigir derecho a la información y libertad para lo qué queremos ver y lo qué no. Twitter sigue siendo gratis, con anuncios, censura y manipulación, un modelo mucho más redituable.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 27 de agosto del 2014

Ligas de interés

El extraordinario texto y reflexión sobre el caso James Foley de Mauricio Meschoulam en El Universal.

Posted in Columna, El Economista, Futuro, Medios, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment

228 – Las series que no vemos (por ahora)

Extant Halle BerryEl que ésta sea (o no) una nueva edad de oro en la televisión estadounidense, puede estar sujeto a debate. Lo que está más que comprobado es que la calidad de algunas de sus producciones ha alcanzado niveles insospechados dede hace una década. La migración del talento del cine a la pantalla chica, productores, directores y actores que antes no hubieran permitido ser asociados con la turba de los Emmys ni ebrios, han calentado el medio televisivo dotándolo de talento, creatividad y materia prima.

Rake AustraliaComo suele suceder con los fenómenos mediáticos, aunque la tele de los EU lleve la batuta, otros países han empezado a abordar estilos y acercamientos similares en su televisión. De tal forma, series canadienses, británicas, francesas, escandinavas, belgas o australianas; empiezan a abordar temas complejos, producciones sofisticadas, montajes de estilo cinematográfico y apuestan por la aceptación de un público que parece ávido de contenidos y está dispuesto a pagar, aunque algunas veces sea una pequeña cantidad, por ello.

The Wrong MansEjemplos hay muchos: el espléndido policial búlgaro que apareció en AXN (Infiltrado), la conspiración belga (Salamander), las danesas (The Killing, The Bridge), canadienses (Orphan Black), británicas (Downton Abbey, Endeavour, MI-5, Luther, Sherlock), la francesa (Engranages) y la australiana Rake. Sin duda algunas de ellas debutarán con remakes estadounidenses en los próximos meses y años (otras ya lo hicieron – The Killing, Rake The Bridge). 

Frente a la complejidad dramática, anecdótica y moral de algunas series, otro sector del público parece abrazar la televisión de corte más simplón. El reality revive mediante competencias de cocina, con todo tipo de chefs, desde niños, aficionados hasta cordon bleus, que se proponen ganar el título en turno con su fama adosada de 15 minutos. Son el antídoto perfecto para la duplicidad, violencia y compromiso que exigen sus contrapartes ficticias.

OrphanBlack_S1_E02_No puede ser sino paradójico, que mientras la oferta aumente, los canales de televisión satelital, esos que nos proporcionaban en México del acceso a las producciones televisivas, hayan entrado en una suerte de sopor donde no se respeta la continuidad, los estrenos se retrasan meses, y se nos quieren vender como lanzamientos productos menores que nacen con la etiqueta de caducidad desde el origen (fueron cancelados y no renovados con antelación).

Los proveedores de televisión vía internet, enriquecen su oferta con docenas de producciones de todo el mundo, incluyendo algunas exclusivas (House of cards, Orange is the new black, The wrong mans) y otras que se acumulan en el futuro. Y mientras las cadenas estadounidenses enriquecen su oferta de media temporada y del otoño con docenas de nuevas propuestas, los estrenos en Sony, Warner, Universal, Fox, AXN y compañía se reducen.

Salamander-01No es un criterio cualitativo, pues series de calidad indiscutible como The Good Wife, Damages, Person of Interest, Nashville, Covert Affairs y Suits, y otras que por lo menos resultaban todavía populares como American Idol desaparecieron de la programación a pesar de que fueron renovadas y han seguido transmitiéndose en EU.

Mientras tanto, la gran oferta de estrenos se ha reducido a infumables sitcoms de calidad abismal como The neighbors, The bottom floor, dramas fallidos como Crossbones, o comedias simpáticas que ya fueron injustamente canceladas desde meses atrás en EU CLARE BOWEN, CHALEY ROSE(Trophy wife). Estrenos tardíos (Castle, Scandal) que llegan casi con un año de retraso y se presentan en dosis dobles y apuradas, sin que medie explicación o propuesta distinta.

¿Dónde veremos The Mindy Project, Rubicon, The Fall, Rectify, Revolution, Continuum, Longmire, Jack Taylor, The strain, Ray Donovan, Haven, Reckless, Defiance, Manhattan, The 100 entre algunas de las más populares de la televisión de EU? ¿En DVD o en streaming?

A la televisión satelital le quedan a lo mucho unos años para intentar sobrevivir la economía y oferta ilimitada y simultánea del streaming. En poco tiempo la cuestión no sólo será de quién tiene deportes “exclusivos” y quién tales y cuales canales de películas. Ni el número de canales será argumento suficiente para contrarrestar servicios que lo ofrecen todo, al instante, sin comerciales (o con muy pocos) y por tarifas planas mucho más accesibles.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 20 de agosto del 2014

Posted in Columna, El Economista, Medios, Tecnología, Televisión | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 8 Comments

227 – Robin Williams

Robin-Williams.-006

El recuerdo más antiguo viene de la temprana infancia. La sala enorme del cine Hollywood, a unos pasos del Toreo de Cuatro Caminos. La película exigida a los padres. Ni idea que detrás de cámaras estuviera un ausente Robert Altman. ¿A quién le importan esas cosas a los diez años?

Había algo vagamente incómodo en Popeye. El humor que no cuajaba, el ambiente decadente que nunca estuvo presente en la caricatura o el cómic. Mala leche amarga con un musical forzado. Shelley Duvall era una esquelética Olivia, fresca de las pesadillas de Kubrik (The Shinning se estrenó el mismo año y la mirada de la actriz nunca escapó del Overlook).

Lo único memorable es el joven actor que debutaba en su primer protagónico después del insufrible (y a veces entrañable Mork). Un comediante algo maniático que nunca se cohibió frente a los retos del casting.

Popeye-DuvallLa escena cumbre de la película se da después de deprimentes secuencias en un pueblito de la costa. Olivia grita mientras forcejea con un tentáculo de plástico y la cámara entra y sale del agua como si el cinematógrafo, y no ella, se estuviera ahogando. Son los mismos gritos de Wendy Torrance mientras su marido atraviesa la puerta con un hacha (pero esa película la veré hasta mucho después).

Popeye está a unos pasos, inmovilizado con una cadena de hierro.

– Ay, ay, ay, ay – se queja Popeye y mastica su pipa. El sombrerito blanco inmaculado en su cabeza entre las aguas turbias.

– ¿No te gustan las espinacas? – le dice Brutus mientras aplasta una lata con los dedos regordetes. La lata explota, vomitando su contenido de pasta verde.

– ¡Las odio! – masculla Popeye ante la mirada de un anciano marinero que se carcajea y sostiene un bebé. Éste debe ser hijo de Popeye y Olivia, porque lleva chamarra roja y gorrito de marinero blanco.

– Cómelas – lo tortura Brutus, llenando la boca de Popeye con la pasta verde. Olivia se debate con el tentáculo de plástico. Popeye ha quedado inconsciente, la pipa pegada a la boca manchada. Brutus se congratula mientras el héroe se hunde. Por lo menos hasta que un antebrazo hinchado y extrañamente deforme surge del agua turbulenta y lo pone a dormir de un golpe.

Robin-WilliamsPopeye bucea como torpedo, el puño extendido hasta el pulpo. Este suelta a Olivia antes de ser sometido con una serie de uppercuts y ganchos cual bolsa de arena en gimnasio de boxeo. Mientras el cefalópodo vuela por los aire, Olivia abraza a Popeye, empapado pero aún con pipa y gorrito. Los coros celestiales entonan “Es Popeye el marino, el más fuerte al final, porque come espinacas”. Numerito musical entre las rocas que celebra al personaje creado para convencer a los niños de comer nutritivas espinacas enlatadas.

Vuelvo a verlo como Vladimir Ivanoff en Moscú en Nueva York (Moscow in the Hudson). Romance de la guerra fría entre un músico del circo ruso que aprovecha una visita a Manhattan para huir de sus escoltas del KGB y quedarse con Lucía (María Conchita Alonso), una puertorriqueña vendedora de perfumes en Bloomingdales.

El cine es un pequeño multiplex en el edificio que por años fue del banco Convermex, frente a la fuente de Petróleos. La cinta de Paul Mazursky tiene buenos momentos, y como muchos de los dramas románticos del director, transcurre en Nueva York y resulta una reflexión sobre el exilio y la soledad, pero esa interpretación es posterior. En su momento y durante años, sólo soy capaz de recordar una escena:

Robin-Williams-in-Moscow-on-the-HudsonVladimir lee un libro amarillo mientras Lucía está recostada sobre él en una tina en medio de su departamento. En primer plano, un arbolito de navidad, dos copas de champan llenas de vino tinto, cartones de comida china a medio terminar y una vela encendida. Vladimir le hace preguntas a Lucía, preparándola para su examen de ciudadanía, mientras juega distraídamente con sus pezones. Un momento íntimo, divertido y tempranamente erótico.

No hay nada en Vladimir del meloso Williams de los noventa y el frenético del nuevo siglo, su actuación muestra todavía extraordinaria contención y empatía. Es posible reducir los estilos de Williams en esas dos caras. En clasificar sus películas entre una y otra, entre Vladimir y Popeye. De su magnetismo inicial a la cursilería repelente. Entre el adulto y el niño, el cocainómano maníaco y el melancólico solitario. El maestro y el insufrible payaso.

Good-Morning-Vietnam-robin-williams-30953060-2196-2136No cabe duda que en el primer grupo está lo mejor de su filmografía (El mundo según Garp, Buenos días Vietnam, Despertares, La sociedad de los poetas muertos, The Fisher King, Good Will Hunting  y One-hour Photo) y en el segundo lo peor (Hook, Flubber, Jack, Toys, Popeye, Patch Adams y Death to Smoochy). Pero en esa reducción quedarían fuera aciertos a medio camino (Jumanji, La jaula, Mrs. Doubtfire, El hombre bicentenario), sus memorables cameos (El agente secreto, Hamlet, Las aventuras del Barón Munchausen, Nueve meses, La noche en el museo) y su voz en animaciones (aunque estas últimas sólo fuera posible verlas en video).

Hasta su suicidio el pasado domingo, Williams sumaba 102 créditos en la base de datos de IMDB en 37 años de carrera: tres por año sin contar apariciones múltiples en series de TV, cinco de ellos todavía pendientes de estreno. Un actor tan flexible que fue capaz de estar en algunas de nuestras películas favoritas y también las más odiadas; y que sin importar cuáles estén en tu lista, sobrevive más allá de su propia tragedia personal, en la inmortalidad que sólo existe en la memoria colectiva.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente, del miércoles 13 de agosto del 2014

Ligas de interés

The Dissolve remembers Robin Williams

Lo mejor de Robin Williams en Letras Libres

Robin Williams: The sadness of a clown that couldn’t be fixed (en The Guardian)

Posted in Cine, Columna, El Economista, Televisión | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 20 Comments

226 – Su atención, por favor…

Attention pleaseEs posible que el bien más codiciado de nuestra era sea la atención de los demás.

Esto que sabe cualquier niño pequeño, dispuesto a todo por ser el centro de las miradas de sus padres, parece haber redefinido la estrategia de las redes sociales.

En un mundo lleno de estímulos, donde el ruido lo invade todo, algunos abrazan la regla del merolico. Gana el que grita más fuerte, más raro o más veces.

Una señal son esas ligas que aparecen a diestra y siniestra. Ligas del tipo: Le dijo que la amaba y lo que sucedió después nunca podrás olvidarlo.

ray-williamEs casi un relato hiperbreve. Un gancho al final que cuelga como carnada en un sedal llamativo en el río, esperando al pez incauto que pique. Los vídeos más vistos, esos que abrazan el término de las plagas modernas: se llaman virales, y ganan más hits, y con ello más dinero. Para quien lo desconozca, YouTube “comparte” el dinero ganado en publicidad (más de un millón de visitas genera en la guisa de los tres mil y pico de dólares). Buen dinero para la ocurrencia ocasional, apenas para los gastos, en el caso de los que producen el material de “sus canales”.

La ganancia deriva en dos fenómenos: las ligas que “debes seguir” y su forma más chapucera, esos videos que exigen ser compartidos antes de que los veas. Estos últimos son el colmo, quieren ser virales antes de probar su valía. Screen-Shot-2014-04-25-at-12.58.58-PMSon un virus tercermundista que requiere la cooperación de la víctima. Por ello recurre a carnadas más llamativas, sedales con papelitos metálicos de colores: Este perro ama bañarse más de lo que tú amas cualquier cosa, 7 errores comunes que desatan Alzheimer en tu cerebro, 25 trajes de baño para chicas con pechos grandes.

Bajo la lógica del click fatal, poco importa si el video es bueno o si es capaz de cumplir la promesa descabellada que nos llevó al click con el ratón o el dedo en la pantalla del smartphone. Lo que buscan es generar tráfico. El click se vuelve un hit. Google puede cobrar el primer click si el anuncio es suyo. El creador suma rating cuanto corren algunos segundos, y uno pierde cinco minutos de su tiempo y un pedazo de la dotación mensual de datos.

6a00d83451b31569e20192abaad2fe970d-320wiEl ciclo de la atención mediática según Seth Godin, pasa de los fans, a los cazadores de ruido, el entretenimiento masivo y las aves de rapiña. Casi siempre el trabajo sólo lo ven los fans. Sólo llega a la gente que sabe de qué se trata. Si las vistas del video empiezan a convertirse en tendencia o se empieza a hablar de un libro, es descubierto por la gente que nota las cosas que están siendo tendencia: los cazadores de ruido. Cuando hay suficiente, las masas llegan. Pero las masas quieren otra cosa, quieren lo que ven las masas. Al final viene la escoria: los que explotan escándalos, tragedias, malos ratos de celebridades y chismes.Cada grupo con su propia verdad, su propio lente para ver e interpretar la vida. Los fans piensan que los demás son fans, los buzz hunters que a todo mundo le importan las tendencias, etcétera.

psys-viral-video-gangnam-style-is-now-officially-the-most-liked-video-of-all-time-on-youtubeLa magia de las tendencias virales es que se provocan casi por accidente. Un video pasa del anonimato hasta las masas en poco tiempo. El cine nos quiere hacer creer que el fenómeno es replicable, que los expertos, los jóvenes y los “manipuladores” son capaces de crear un comercial, una denuncia, una provocación viral nada más tocar YouTube.

El fenómeno viral, sin embargo, a pesar de que la red es un terreno fértil, se comporta de manera similar a como lo hace en otros productos culturales como la literatura, la música o el cine. Es sólo que su propagación es más veloz.

YouTube-AmbushQuienes pueden se suben a esa ola, el resto trata de replicar su éxito haciendo más de lo mismo, más escándalo, más chistes, más memes, más libros de vampiros o zombies o narcos, más películas del “tipo”. Lo necesario para exprimir hasta la última gota.

De acuerdo a un artículo en Forbes, “en un mundo donde todos tus competidores se presentaron en las redes sociales, y tus mercado está fatigado por la fatiga o la sobreoferta, ¿cómo destacar?”

La receta de Forbes está en crear contenido “entretenido, interesante y útil”. Una receta combinable con una respuesta atenta y efectiva. La revista, sin embargo, olvida es que las marcas comerciales no sólo compiten entre sí, también compiten con cada uno de los usuarios.

how-to-create-a-viral-videoFacebook ya nos receta anuncios, videos en automático y ligas amarradas a “nuestros intereses” para ofertas y mercancías online. Nos sigue permitiendo compartir sin costo, aunque, matiza, tenemos la opción de “impulsar” la difusión de un mensaje mediante una módica suma.

Twitter, que permaneció algún tiempo al margen de estas compulsiones, fue invadido por la publicidad. Anuncios que llegan por doble camino, flotando en el flujo como boyas fluorescentes de pago, o impulsados por aquellos que seguimos: boletines de agencias de noticias y bots repetidores.

La web, y en particular las redes sociales, se han vuelto un tianguis donde todos gritan las ventajas de su mercancía, sea esta comercial, intelectual, política, informativa o confesional. Si los equipos de marketing tratan de crear el nuevo comercial “viral”, también lo hacen miles de usuarios que buscan más seguidores, más “me gusta”, más atención. Una espiral de atención, un laberinto de ligas, imágenes y videos, que generan utilidades publicitarias vacías de todo sentido o provecho, consiguen robar el tiempo y en el mejor caso dar la apariencia de que detrás de ello hay vida, inteligencia o creatividad; el resto del tiempo sólo se suman al mundanal ruido.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 6 de agosto del 2014

Posted in Columna, El Economista, Medios, Negocios, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , | 14 Comments

225 – La verdadera realidad virtual

3-Artwork-Ready_Player_One-Wade_in_HideoutEn Ready Player One, el espléndido homenaje a la ciencia ficción y los años ochenta de Ernest Cline, la humanidad entera vive en urbes devastadas por la sobrepoblación. Torres de trailers apilados uno sobre otro, laberintos de pesadilla donde la única comunicación es la banda ancha. Un mundo distópico donde los seres humanos pasan el 90% de su tiempo conectados a un universo virtual llamado Oasis. La gran totalidad de empleos, escuelas, diversión, comercio, cultura y entretenimiento se dan en esta esfera virtual.

El término realidad virtual suele rastrearse a las primeras décadas del siglo veinte, en que el dramaturgo francés Antonin Artaud, lo utilizó para describir al teatro: la realité virtuelle. Un termino que apostaba por un significado casi alegórico del término. Era realidad y virtual porque los elementos teatrales reconstruían en la mente los dramas internos de la propia vida.

sensorama-1Desde los años cincuenta, Morton Heilig, ahora reconocido como pioneros del concepto, construyó con el cinematógrafo y una suma de efectos sensoriales que incluían sonidos, aromas y tacto, un artilugio que llamó Sensorama (1962), en el que se proyectaban cinco cortometrajes.

Desde mucho antes, quizá desde los primeros automotores, uno de los primeros usos para la realidad virtual fue la creación de simuladores, fueran estos para automóviles y más tarde aviones. Uno de los más célebres fue creado por MIT en 1977. Los científicos fotografiaron cada posible ángulo de la ciudad de Aspen, y después la montaron en una red de polígonos virtuales que permitían al usuario recorrer, de manera un tanto rústica, las calles de la ciudad.

¿Recuerdan ese periodo a finales de los años ochenta en que se puso de moda la realidad virtual? Revistas como Wired la etiquetaban una de las siete maravillas tecnológicas del mundo (1993), The Lawnmower man, adaptada de un cuento menor de Stephen King, se convertía en inesperado éxito de culto, casi una secuela alucinógena de Tron (1982). De Proyecto Brainstorm a Mattrix, pasando por Virtuosity, El piso número 13 y Días extraños.

Aspen_armchairA mediados de la década, Jaron Lanier fundó una de las primeras compañías para explorar las posibilidades de realidades alternativas basadas en computadoras. Sus primeros prototipos, con googles y guantes se popularizaron en Hollywood, más por sus posibilidades imaginativas que por solidez tecnológica.

Mientras Hollywood apuntaba mundos virtuales donde todo era posible, la industria del videoclip, el animé y los videojuegos se apuntaban con sus posibilidades escapistas. El muchacho que llega a casa, se coloca un aparato sobre la cabeza y se transporta a un mundo donde, anónimo y bajo identidad distinta, es héroe, galán o explorador galáctico.

Is-it-Virtual-Reality-or-is-it-MemorexSin embargo, a pesar de los avances de la tecnología, estos mundos virtuales seguían requiriendo que el usuario diera el salto alegórico. Que jugara a creérsela, que hiciera la vista gorda frente a algo que en el fondo sabía era una simulación.

Entre más avanzaba la tecnología y se exploraban lentes y cascos que aceleraban gráficos para construir versiones de mundos alternativos, siempre hubo una barrera insuperable: el punto donde la realidad virtual es percibida por el cerebro humano como “real”.

UTBM_Cave_YviewDetrás del fracaso de una docena de empresas había un problema técnico: La gente vomitaba. Literalmente. El problema era la latencia. Ese tiempo que transcurre entre que realizamos una acción, digamos apretar un botón y el videojuego responde a ésta. Cuando un juego tiene demasiada latencia, se vuelve frustrante, cuando esta se da en un ambiente de “realidad virtual” hay consecuencias fisiológicas. Si giramos la cabeza en una habitación virtual, y la imagen no se reconstruye instantáneamente, como si ya estuviera ahí antes, se provoca un conflicto entre nuestro sistema visual y el vestibular (que controla nuestro equilibrio, percepción del espacio y posición del cuerpo). Y volvemos el estómago.

palmer-luckeyLos visores más avanzados (alguno promocionado hace poco por Sony) permitían ponerse un casco y mirar una pantalla en la oscuridad, de frente. Una alternativa aceptable para un cine personal, pero ni de cerca una experiencia de RV que requería un ambiente funcional en 360 grados, donde todo es óptica y perceptivamente perfecto.

Entra en la ecuación Oculus Rift, invento del jovencito visionario de 21 años llamado Palmer Luckey. Coleccionista de cascos virtuales y obseso tecnológico, que empezó a experimentar con distintas tecnologías y prototipos desde los 15 años, sumando entusiasmo entre colegas y expertos. Su proyecto empezó en casa, pasó por financiamiento de Kickstarter y deslumbró al mundo con una sorpresiva compra por parte de Mark Zuckerberg (Facebook) por dos mil millones de dólares.

Wiredoculus-rift-consumer dedica la nota principal de su número de verano a Luckey y su Rift, un visor que de acuerdo a quienes han operado el prototipo, es capaz de engañar completamente al cerebro, de dar el salto entre el mundo que llamamos real y un constructo virtual donde puede pasar cualquier cosa. Un espacio que el cerebro percibe como real, y que es posible explorar.

Las aplicaciones son incontables, desde videojuegos, terapia, entrenamiento hasta cuestiones más elementales: La visita remota a un museo, a un espectáculo, a un estadio, el interior de una célula u otro planeta. Por supuesto, la experiencia sensorial completa no es posible como la imaginaba Heilig, ni respirarla ni tocarla, conectando visual y sonoramente con el cerebro se produce el efecto.

Se dice que la primera versión comercial del Oculus Rift estará en venta a principios del próximo año.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 30 de julio del 2014

Posted in Columna, El Economista, Futuro, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 12 Comments

224 – Ni dónde esconderse

no-place-to-hideEl periodista estadounidense Glenn Greenwald publicó hace unas semanas su libro sobre el caso Snowden: No place to hide: Edward Snowden, the NSA, and the U.S. Surveillance State (Metropolitan), en español: Snowden, sin un lugar donde esconderse (Ediciones B).

Hace poco más de un año, cuando se empezaron a hacer públicas las revelaciones del exfuncionario de los departamentos de seguridad de EU; la controversia pública se centraba en dos puntos: el alcance de la vigilancia que la agencia de seguridad nacional (NSA) tenía sobre sus propios ciudadanos y el resto del mundo; y el carácter del soplón. Si este debía considerarse héroe o criminal.

Naturalmente, la publicación que inició en The Guardian y después se extendió a otros diarios, provocó una tormenta en los países de los gobiernos aludidos, además de una andanada mediática mundial que sacudió el trasfondo de los temas en una marea turbia de información, desinformación, indignación, contradicciones y paranoia.

Sólo en los meses posteriores ha sido posible ir descubriendo las repercusiones de los secretos revelados. La herida en la credibilidad del discurso de libertad de un gobierno que dice públicamente defender valores que oblitera en las sombras de “siniestros ministerios”(como diría Fito Páez).

Prensa MundialEl libro de Greenwald aborda el tema en cinco capítulos. El primero, relata una historia de espionaje y periodismo valiente. Tiene todos los elementos de un thriller, desde los acercamientos con la fuente, la discreción y precauciones, hasta el encuentro en Hong Kong y las maniobras periodísticas que llevaron a poder revelar los primeros documentos.

El siguiente, se concentra en la información revelada. No obstante lo que hayamos leído en medios, lo que aquí se detalla es brutal. Si piensas que no te concierne y es material para Hollywood y series de TV sobre paranoia ciberterrorista, pongámoslo así: la ficción se quedó corta.

De acuerdo a Snowden, la NSA recopila toda la información que es posible obtener, y la almacena en gigantescas instalaciones secretas. Cuando hablamos de “toda la información”, entramos al terreno pantanoso que nos concierne a todos.

greenwald-snowden-2-largeLo primero que almacena es eso que se conoce como metadatos: qué teléfonos marcaste, de quién, cuándo, dónde estabas, dónde estaba la otra persona, cuánto duró la llamada. Si eso no basta, también los contenidos, el audio, mensajes de texto, SMS, WhatsApp, lo que opinaste en Facebook, chats, publicaciones en redes sociales, tus correos electrónicos, enviados y recibidos, los forwards de tu tía, las cadenas religiosas, tus correos amorosos, los de negocios, los adjuntos que mandas y recibes, de dónde vienen, en qué computadora los miraste, qué páginas web visitaste, qué compraste, cuánto porno ves y dónde, qué contenido legal e ilegal descargas, las fotos de tus hijos en Facebook, las recetas de brownies, los contratos de tu compañía, etcétera. No importa si eres político, empresario, profesionista, ama de casa o estudiante. Todo se filtra, todo se almacena. Esta ahí, disponible, un pseudogoogle letal cuando alguien teclee tu nombre o dirección electrónica.

glenn-greenwald-gq-magazine-june-2014-01Es un capítulo árido y técnico. Explica detenidamente los distintos programas y cómo recopilan esta información. Para ejemplo pasmoso, reproduce SMS recuperados a celulares de Enrique Peña Nieto y sus más cercanos colaboradores durante la campaña electoral: “Mi querido Alex el nuevo titular de Com. Social es Juan Ramon FLores su cel es *** el ID *** Nuevo Srio. Part. es Lic Miguel Angel Gonzalez, cel ***, el Nuevo ID de JORGE CORONA es *** un abrzo y seguimos en contacto avisame si llego el msj. por favor…”.

Pero no sólo es nuestro país, también se intervino a la primer ministro alemana, o a los socios y antagonistas comerciales. De acuerdo al libro, la NSA se vuelve un proveedor de datos para obtener ventajas comerciales, examinando las posturas de los otros antes de negociar, la situación real de las finanzas de una empresa o país, los trapitos sucios de quien se pueda ofrecer. Esto lo hace en colaboración con los gobiernos de Canadá, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

Whistleblower“Cuando los EU son capaces de conocer todo lo que todos están haciendo, diciendo, pensando y planeando – sus propios ciudadanos, poblaciones extranjeras, corporaciones internacionales, otros líderes de gobierno – su poder sobre esas facciones se maximiza. Esto es doblemente verdad si el gobierno opera en altos niveles de confidencialidad. El secreto se vuelve un espejo de un solo lado: el gobierno estadounidense ve lo que hace el resto del mundo, incluyendo su propia población, mientras nadie ve lo que ellos hacen. Es el desequilibrio perfecto, permite la más peligrosa de las condiciones humanas: el ejercicio de poder sin límites sin trasparencia o rendición de cuentas.”

Greenwald dedica un capítulo analizar el efecto que provoca sobre los ciudadanos saberse vigilados a este extremo. Un efecto que se resume en pasividad, obediencia, complacencia e incómoda paranoia. Quizá por ello, las revelaciones no han sido respondidas con negativas por parte del gobierno, sino con persecución a los mensajeros. Una declaración de poder: no te quieres meter conmigo.

Greenwald y SnowdenLa parte final del libro es una condena a sus colegas mediáticos estadounidenses. Esos que fueron a la defensa de su gobierno sin tapujos. Los que vilipendiaron a Snowden y le desearon la muerte. Los que intentaron intimidar a propio autor con datos “desenterrados” de su vida personal.

La denuncia del libro es inquietante: un estado de vigilancia global, de represión a los que disienten (en Inglaterra, el gobierno supuestamente destruyó todos los discos duros de The Guardian para que no siguiera publicando “secretos”). Peor aún, de su terrible ineficacia fuera del espionaje industrial, personal y comercial. Sentencia el autor: para todo lo que se almacena y analiza, ni un solo acto terrorista ha sido impedido por la NSA: ni las bombas en Boston, las matanzas masivas de Aurora o Sandy Hook, ni los otros planes de violencia exitosa o frustrada.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 23 de julio del 2014 (se publicó con el título “Vigilancia Global”)

Ligas de Interés

Descarga todos los documentos mencionados en el libro (en PDF) aquí.

Posted in Columna, El Economista, Justicia, Medios, Política, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , , , , , , , , , | 13 Comments

223 – Balance mundialista

Previo al partido

Termina el mundial de futbol con la mayor actividad registrada en Twitter y Facebook (618,725 tuits por minuto, 280 millones de interacciones en FB). La final fue el centro de mayor atención. Con Brasil y Holanda fuera, los dos villanos del mundial nos ahorraban tuits y memes a propósito del favoritismo arbitral convertido en humillación o los clavados de Robben.

Alemania_ArgentinaEn el centro estaban dos filosofías. Por un lado los alemanes y la consecución de un programa ejemplar que supera la década. El juego de conjunto, la voluntad como maquinaria imparable. El pueblo o desarrollo vacacional que construyeron para adaptarse a Brasil, su cercanía social y comportamiento a tono con el fair play.

Por otro lado el amor a la camiseta y a la historia, el pundonor como materia prima y emocional, el planteamiento táctico establecido no hacia un ideal futbolístico reducible a un plan lleno de objetivos y programas intermedios, sino hacia el pragmatismo puro. Sacar el mejor provecho del grupo actual y las condiciones que propone el rival.

Dónde jueganLo paradójico es que en la cancha, frente al resultado, valgan casi igual. Un país que reconstruye todo su proyecto futbolístico y deportivo, desde las fuerzas básicas hasta los derechos televisivos. Que abraza la continuidad como un credo más allá de paradas intermedias. Otro que enarbola el amor propio, la fe en los ídolos y el destino como una conexión, que si hacemos caso a los memes papistas, llega a las grandes alturas.

Argentina hace un juego casi perfecto. Todos los engranajes en su sitio, excepto aquellos sin los que resulta imposible ganar. Su defensa y media copa los sitios de acceso a la cancha con un dispositivo de seguridad a prueba de intrusiones. Es capaz de provocar errores en una saga que hasta ahora se había comportado con intachable precisión. Consigue las mejores oportunidades, pero sus atacantes se muestran más apurados que inspirados. En el momento clave, la mirada tardía, el pie mal colocado, el toque que se adelanta, la portería esquiva. Fallan más posibilidades que las que el rival es capaz de construir incluso en los 120 minutos.

Goetze significa GolEl arbitraje infame es lo de menos, ya son casi todos así. En el análisis posterior, hay contraste más que polémica. Codesal condena al italiano como ejemplo de la personalidad arbitral extinta en Brasil, Brizio lo celebra. Ninguno de los dos aborda los dos puntos candentes: Los penaltis no marcados. La discusión se reduce al choque de Neuer e Higuaín; y a las interminables patadas sobre Bastian Schweinsteiger.

Mientras el cuerpo aguanta, los albicelestes controlan el juego. Es un cero a cero favor Argentina. El tiempo corre y se empieza a hacer presente la realidad de enfrentar al equipo alemán. ¿Cómo mantener lo anímico frente a un rival que parece incansable? Uno que como fuerza de la naturaleza, con la terquedad oceánica, lo intenta una y otra vez. Frente al trofeo FIFA, los alemanes regresan a su modo básico, sin imaginación pero persistente. La única manera de vencerlos es aprovechando las pocas que tengas, Argentina no lo hizo, ni su corazón en Macherano, ni un Messi nebuloso fueron suficientes. Lo demás, una jugada perfecta, un gol para la historia, la que se vuelve inspiración, la que se queda en lo que es y nunca en lo que casi fue.

Y a mí por quéFuera de la realidad del campo está la FIFA, y con ella y sus oscuros comités técnicos, el resto de los trofeos. La mayor indignación la produce el Balón de Oro para Messi, ese título ambicionado de mejor jugador en el mundial, al que le faltó entre otras cosas estar ahí. El consenso de la FIFA es claro: No armó jugadas, no metió suficientes goles, corrió menos que ninguno, no pesó, pero es Messi. Así como fue acumulando “mejor jugador del partido” en encuentros que donde el reconocimiento debió ser para Macherano, De María o Romero. Tampoco importa si lo merecían más Kroos, James, Robben, Müller, Neuer o Benzema (por lo menos según el índice Castrol, si dejamos opiniones a un lado y nos atenemos a lo “científico”). Messi por decreto.

El guante de oro se le entrega a Neuer, gran guardameta (eso no lo discute nadie), quizá sólo porque estaba a la mano. El trofeo pertenecía a Navas, el tico, no sólo el que menos goles recibió, sino el que, junto a Howard y Ochoa, más y mejores salvadas tuvo.

El es el lloronSi ya de consolación se trataba, ¿por qué no dejar el premio fair play a Colombia? No importa que su partido de despedida fuera un festín de patadas, incluida la fractura a Neymar. 91 faltas en total (Francia tuvo 62 en el mismo número de partidos y los mismos amonestados). Para referencia Holanda y Brasil sumaron 249 entre los dos, España sólo 28. Las tres peores del mundial ni siquiera las marcaron (la mordida de Suárez, la barrida de Matuidi, la rodilla de Zúñiga sobre Neymar). Aún si contamos el promedio de faltas por partido, los tres peores son Costa Rica (18.80), Uruguay (18.5) y Colombia (18.2). Mientras que los más limpios fueron Expaña (9.3), Argentina (11.43) y Corea (12). La concepción de fair play de FIFA, simplemente no se entiende fuera de la foto icónica de James llorando abrazado por David Luiz. La historia no la escriben los ganadores, ni los perdedores, la escriben los burócratas.

***BESTPIX***Colombia v Uruguay: Round of 16 - 2014 FIFA World Cup BrazilEntre las docenas de números recopilados, se antoja una lista de faltas fingidas, uniformes arrancados, codazos como quién no quiere la cosa. La mayor lección del mundial, no son el número de goles, la asistencia entusiasta a los estadios o los intentos de la FIFA por transmitir un mensaje antidiscriminatorio en la ronda de cuartos. La constante fue la problemática arbitral, y es la que más indignación produce. El goal line technology probó su utilidad. Es inevitable que se dé un cambio radical en la metodología y tecnología arbitral, por lo menos en este tipo de instancias con tanto interés y dinero en juego.

México queda en el sitio número diez, dos abajo de Costa Rica y uno de Chile. Casos notables son Italia (22), España (23) e Inglaterra (26). Si nuestra federación es incapaz de mirar el horizonte alemán en busca de inspiración o tutoría; los tres europeos quizá deberían. Son las tres ligas más “importantes” del planeta y sus jugadores más destacados son extranjeros.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 16 de julio del 2014

Posted in Columna, Deportes, El Economista, Redes Sociales | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 12 Comments

222 – Contagio a ciegas

Experimento emocional de Facebook

Una investigación científica acaba de concluir que las emociones son contagiosas. Hasta ahí, nada nuevo. Eso lo sabe cualquiera que haya asistido a una función de comedia, un estadio de futbol, una manifestación política o vivido un asalto bancario.

Lo interesante de los resultados está en dos cuestiones. La primera, que ese contagio emocional se da inconscientemente y sin interacción directa entre las personas. La segunda, que el experimento fue realizado sin aviso o permiso, a costas de casi setecientos mil usuarios de Facebook (689,003).

Experimentos previos de laboratorio habían demostrado que las emociones positivas y negativas se transferían entre las personas. Pruebas más polémicas habían aventurado que emociones más complejas y duraderas, como la depresión o la felicidad, también podían transferirse a través de redes sociales.

Un poquito de manipulacionEl más reciente experimento en Facebook pretendía demostrar que ese contagio emocional quitando de en medio la interacción personal. Simplemente manipulando la cantidad de contenido positivo o negativo del news feed. 

De acuerdo al reporte del experimento, cuando las expresiones positivas se reducían, la gente empezaba a producir menor cantidad de posts positivos. Mientras que si se reducían las negativas, ocurría lo contrario. La conclusión parece obvia, pero no lo es tanto. Indica que las emociones expresadas por otros en Facebook influencian las nuestras, o sea que el contagio emocional en escala masiva es posible en las redes sociales.

También, y esto es quizá más interesante, sugiere que la interacción con otras personas, y la comunicación no verbal, no son estrictamente necesarias para que se dé el contagio emocional. Qué basta la observación de las experiencias positivas o negativas de otros para tener uno mismo una experiencia similar.

No me gustaEl experimento no era tan simple. Uno de los primeros objetivos era en determinar si existía contagio o no. Cuando hay interacción directa entre dos personas, la propia interacción afecta el resultado. De la misma manera que interactuar con una persona tranquila o feliz suele ser agradable y con una persona violenta o deprimida, desagradable. El resultado del contagio emocional no está en la exposición a la emoción, sino en la interacción con el otro.

Antes del experimento se había sugerido la felicidad de otros en las redes sociales podía provocarnos depresión, por aquel paradójico efecto de “estamos solos juntos”, discutido en el libro: Solos juntos: Por qué esperamos más de la tecnología y menos de los demás de Sherry Turkle.

Reacciones en mediosExperimentos previos habían probado que podía existir el contagio emocional a través de medios de comunicación electrónicos basados en texto. Que hay un contagio psicológico y fisiológico en redes sociales; y que las expresiones emocionales de la gente pueden predecir las expresiones emocionales de sus amigos, incluso días después. Lo que no existía, era la prueba de que estos estados de ánimo o emociones pudieran transmitirse en ausencia de dicha interacción.

Sucedió más o menos así. La gente expresa sus emociones con frecuencia en Facebook, y luego sus amigos ven lo compartido. Puesto que todos sus amigos producen más contenido del que es posible ver, el News Feed filtra posts, historias y actividades. El News Feed es la manera principal en que la gente ve lo que comparten los demás. Lo que se muestra u omite, es determinado por un algoritmo que Facebook continuamente modifica tratando de encontrar el punto justo en que se compartan las cosas que más parezcan relevantes y de interés para el sujeto en turno.

Uno de los aspectos que quería reportar el estudio era si los posts con contenido emocional eran más relevantes y de interés para los usuarios. El experimento manipuló entonces la cantidad y tipo de expresiones emocionales a los que se enfrentaban ciertas personas. Después se pretendió analizar si esto influía en lo que ellos mismos compartían más tarde. O sea, si el recibir contenido emocional impulsaba a compartir contenido emocional, y si este era consistente con el estímulo.

Caricatura de Ted GoffLa mayoría de los lectores pueden estar tranquilos. El experimento se circunscribió a aquellos que usan Facebook en inglés, en enero de 2012 y durante una semana. La calificación (positiva o negativa) de lo que compartían fue determinada en base al lenguaje utilizado en el mensaje. El experimento se dio en dos partes paralelas: para emociones positivas y negativas. En la primera, se redujo el contenido emocional positivo del News Feed, en la otra, el contenido emocional negativo. No se eliminaron posts, que seguían disponibles en los muros de los demás, sólo se filtró el contenido que se veía en el News Feed al conectarse.

Muchos de los comentarios que circularon después de la divulgación del experimento se centraron en condenar a Mark Zuckerberg y a su empresa. Aunque el experimento no violó el acuerdo de términos y condiciones y Facebook argumenta que de todas maneras el algoritmo del News Feed se cambia constantemente; para muchos todo el asunto es cuestionable y perturbador. La manipulación de la gente cual conejillo de Indias, en un sitio donde las interacciones llegan a ser de carácter personal e íntimo, se percibió de entrada como algo cruel.

Mood ManipulatorLo cierto es que al haberlo realizado así, el resultado es más relevante que si hubiera habido conocimiento previo por los sujetos y estos hubieran actuado diferente al saberse “observados”. La conclusión es doble: las emociones son contagiosas y los usuarios de redes sociales podemos ser manipulados inadvertidamente.

El anuncio deja un regusto preocupante. Los devotos de las teorías de conspiración suman una más a su arsenal, una de cariz casi orwelliano. Al igual que con las revelaciones de Snowden, el espionaje de la NSA, medios y gobiernos (sin mencionar las intenciones de control de contenidos en redes e internet expresadas por ciertas torpes legislaciones recientes) queda la sensación de que preguntas más relevantes, específicamente relacionadas con las expectativas de privacidad y ética en la red, son dejadas de lado cada vez más.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 9 de julio del 2014

Posted in Columna, El Economista, Futuro, Medios, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , | 13 Comments

221 – Para el diván

Holland-vs-Mexico

Dice Stephen King en Joyland: “Piensas: está bien, entiendo: estoy preparado para lo peor. Pero guardas esa pequeña esperanza, y eso es lo que te jode. Eso es lo que te mata”.

México calificó al mundial después de una de las peores rondas de calificación: CONCACAF tan fuera de nuestro alcance como la UEFA. La ronda final implicó cancelar el proceso de continuidad al que se había comprometido la Federación.

Después, el sacrificio inútil de uno de los técnicos reverenciados del país. El piojo llega a la mexicana: a última hora, con su alambrito e innegable carisma. Un poco como Aguirre antes de Corea Japón. Heroico timonel a sacar a flote el barco hundido donde ya hasta los músicos abordaban los botes salvavidas.

Por favor diositoMéxico calificó de panzazo. Eliminó a Nueva Zelanda vistiendo de verde al América para conseguir su lugar en Brasil. La era “Herrera” empezó con un bomberazo, contratado por dos partidos.

Nadie creía en esta selección. No se malentienda. Todos podíamos desear que ganara e hiciera un papel digno, incluso que llegara al elusivo quinto partido (y por qué no, diosito mediante, saliera campeón); pero nadie creía en ella.

Si México hubiera empatado a cero con Camerún, perdido 4-1 con Brasil y 1-0 con Croacia, no hubiera sido sorpresa. Ni siquiera para aquellos que rematan vida y fortuna para viajar cada cuatro años a gritarle puto a los porteros rivales.

Pero no fue así.

Meme Vamos a triturarselasComo hijos mal queridos pasamos de la mirada aviesa y la desconfianza, al amor y devoción incondicional. De la autoestima subterránea, a asegurar que somos los mejores del mundo.

En su excepcional ensayo sobre la derrota, Charles Simic aborda la frustración que sienten los seguidores frente a la eliminación de su equipo. La explicación simple de que un equipo mejor ganó, nunca será suficiente para los millones decepcionados. Para ellos, siempre será una de las siguientes cuatro razones (la quinta es mía):

1 – Todo fue culpa del árbitro. Sea por incompetente o corrupto, vendido a la FIFA y sus intereses.

Alineacion2 – Nuestro entrenador es un imbécil. Dejó a los mejores en casa o la banca. Ordenó al equipo atacar cuando debía defender, ser precavido cuando se necesitaba audacia.

3 – Nuestros jugadores son estrellitas sobrepagadas, incapaces de concentrarse por estar pensando en sus novias, casas de lujo y los millones en sus cuentas bancarias.

4 – La decadencia del país es la causa principal. Los extranjeros quitan lugares a los nuestros.

5 – Los rivales juegan sucio, manipulan al árbitro, se pasan el fair play por el arco del triunfo.

Prensa holandesaFragmentos de la verdad: los árbitros cometen errores, el entrenador suele leer mal algún partido,  cambio o la estrategia del rival. Hay jugadores vedettes, el futbol nacional está siempre en crisis y los rivales merecen nuestro odio más recóndito. Las explicaciones aplican para cualquier equipo eliminado.

La derrota frente a Holanda es afrenta total si hacemos caso a lo que se dice en TV o redes sociales: Culpa del árbitro que marca penaltis dudosos en el último minuto en lugar de otros más claros a medio partido. Del piojo porque no atacó cuando iba arriba. De los jugadores por confiarse y entregar 80 minutos y no 90; protegiendo con avaricia el 1-0. Del futbol mexicano que nunca tiene consistencia y no genera delanteros goleadores. Y por supuesto de Robben, por tirarse un clavado descarado y engañar al árbitro.

DesiluciónDe la TV a cada hogar prolifera la desilusión y desencanto. Tan cerca y tan lejos. Dos minutos para el quinto y nos pasa eso. Un amigo relata con cierta culpa que le dijo a su hija: “ya ves porque no vale la pena emocionarse con estos. Siempre es lo mismo”. La frase más repetida: “jugamos como nunca, perdimos como siempre”.

No basta estar en los dieciséis mejores del mundo. Necesitamos más para sentir que valió la pena el esfuerzo emocional. Poco importa si el nivel real de nuestro futbol está por ahí del 13 ó 14. Cuando FIFA saca su ranking, lo miramos con escepticismo generalizado.

El clavadoVox Populi de lunes: Robben es un tramposo y cínico. Como si nunca hubiéramos visto un clavado en el área. Como si cualquier partido del Guadalajara, Real Madrid o River no tuviera jugadores rodando por el césped aferrándose la rodilla con aullidos de dolor como si les hubieran dado un balazo a quemarropa. La marrullería es tan futbolera como los tiros de esquina.

México vence a Croacia. Mientras nuestra porra hace amigos gritando puto. Las redes se llenan de memes ingeniosos: “Les dimos en la Mödric”, “A exprimir naranja”, “Echame a los croatas sin calzones” y demás. Adios amigosDespués de la derrota, la aerolínea holandesa KLM envía por twitter un “Adiós amigos” y una foto del letrero aeroportuario de salidas, icono de charro incluido. Le llueven mentadas de madre. Los más mesurados los llaman racistas (?), el resto se suma con virulencia. KLM retira el tuit y se disculpa. Ya no aplica eso de: el que se lleva se aguanta: Nos volvimos tan malos perdedores como malos ganadores.

La disyuntiva no es aspirar al campeonato o resignarse subir siete puntos en el escalafón mundial. Tampoco es el odio o el amor como definición de la auténtica pasión, sino la falta de espacios intermedios. Es la misma que lleva a romper los procesos, cambiar críticas inmerecidas por elogios injustificados. Convertir una decente y digna participación en un fracaso o una desilusión. Es la idea de que sin importar los jugadores o el rival, todos son iguales, todos son intercambiables, todos pierden.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 2 de julio del 2014

Ligas de interés

En un sitio holandés de análisis (en inglés)

Robben deshidrata a México – en El País (España)

Posted in Columna, Deportes, El Economista, Humor, Libros, Medios, Tecnología | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , | 16 Comments

220 – ¿Todos los porteros son putos?

todossomosputos-meme-fifa-logo-puto

En buena se metió la FIFA al emitir su extrañamiento a la Federación Mexicana de Futbol por la expresión discriminatoria de “su público” hacia los porteros rivales.

Todos conocemos el fenómeno. Inició en Guadalajara como una especie de divertimento/trash talk pedestre para ciscar al portero rival. Ahora se convirtió en la mayor aportación mexicana al futbol internacional desde la ola.

La discusión que pone la FIFA en la agenda mediática provoca de inmediato situaciones bastante curiosas: Largos minutos al aire en los programas mundialistas donde el panel habla del tema con puntilloso cuidado en no mencionar la palabra puto. Es casi cómico verlos hacer todo tipo de alusiones y malabares lingüísticos para evitar la supuesta multa de Gobernación.

Puto_el_que_no_griteSurgen declaraciones y artículos con todo tipo de desgarre de vestiduras. Algunos en este mismo periódico donde Roy Campos equipara el grito originario de los aficionados de Jalisco, con que los franceses gritaran “negro” o los árabes “judío”.

Otras voces se suman para mostrar su profundo disgusto por el nivel decadente de la cultura, civilidad y sociedad mexicanas. Mientras en respuesta, no faltan aquellos que se regocijan repitiendo la palabra puto cada dos frases para convertir su provocación casi pueril en canon de la libertad de expresión.

Dear_FIFAEl problema detrás del argumento de lenguaje discriminatorio, es similar al berenjenal en que se metió la Suprema Corte de Justicia al emitir aquella opinión hace algunos meses para intervenir en una disputa entre diarios poblanos porque un columnista llamó al director de un diario rival “puñal”.

La opinión de la SCJN fue que las expresiones maricón y puñal son “ofensivas e impertinentes” y “una categoría de los discursos de odio” y “discriminan a grupos sociales”. Una opinión sin duda compartida por la FIFA.

Eso me lllo mas sonado 8eva a una objeción que tiene que ver con el grito mismo y el sujeto del “insulto”. Colocando el debate en la fina línea que divide discriminación de payasada. Seamos claros, si el portero no es abierta o públicamente homosexual, el grito será de mal gusto pero no es discriminatorio. Es irrelevante en su acción de despejar el balón y le afecta lo mismo que si le gritaran caca, basca, piojo, güero o nena.

¿A quién denigra el grito de puto? ¿A los porteros tildados de homosexuales, a los homosexuales tildados de porteros, a los porteros homosexuales exhibidos, a los porteros sensibles a la opinión de los demás, a los intelectuales y señoras de oídos castos, o a aquellos que privilegian la corrección política en las interacciones humanas?

Hay dos argumentos detrás de la censura a este tipo de expresiones. El primero señala que afectan la percepción de la realidad y fomentan los prejuicios y la exclusión social. Y así es con la mayoría de los insultos. Casi todos califican como variantes de discursos del odio. Categoría que, por cierto, es muy flexible dependiendo de sensibilidades e historia local.

53a309baab949_20140617_5400El segundo, y es el que argumenta Campos, que detrás de ellas existe la aceptación de que ser [escriba aquí su insulto preferido] es ser “inferior”. Y que al decirle al portero “puto” se está en realidad diciendo que los “putos” son diferentes e inferiores a uno (?). No es un argumento muy coherente, tampoco convincente.

Los insultos evidencian que los seres humanos no siempre se llevan bien, son malos perdedores y cuando quieren irritar, matar el tiempo o burlarse de alguien, son capaces de hacer valer su ingenio y creatividad de maneras insólitas y muchas veces vulgares.

Lo cierto es que en los estadios, como en las arenas de box y lucha libre, suelen escucharse cosas bastante peores que gritarle puto al portero. Desde las descalificaciones entre competidores hasta los recordatorios a los ancestros, la tradición deportiva mundial va de la mano con estas expresiones. En el circo romano, sin duda alguien le habrá gritado puto al primer gladiador.

1907672_10152934680564027_2380636345958893285_nEl duelo deportivo es una suerte de guerra florida, para recurrir a un referente histórico muy mexicano, implica actores dentro del campo y entre el público. Unos fingen que la derrota es la muerte, y sus fieles: indignación y desamparo. La raíz del trash talk de la tribuna no es otra que una manera de creérsela, de participar intimidando al rival, mofándose, distrayéndolo.

En la tradición inglesa el insulto deportivo es casi esgrima verbal. Basta recordar el célebre intercambio entre Rod Marsh y su rival Ian Botham en una partida de cricket:

– ¿Así que cómo están tu mujer y mis hijos?

– La mujer bien, los hijos salieron retrasados.

eeeeputoPor supuesto que hay una frontera muy frágil entre la provocación y la ofensa declarada. Línea que algunos pueden caminar y otros encuentran incómoda. Lo que para unos es diversión y entretenimiento, para otros es desahogo social, y para unos más, ejemplo palpable de la incivilidad que divide a los seres humanos.

Qué mejor ejemplo que las palabras dichas por el defensor italiano Materazzi al mediocampista francés Zidane durante la final del mundial de futbol de Alemania. Zidane no pudo soportarlo, le dio un cabezazo, se hizo expulsar y finalizó su gran carrera dejando a su equipo perder.

¿Importa lo que dijo Materazzi? Si le dijo terrorista, árabe, pelón o que le prestara a su hermana, nunca lo sabremos y en el fondo da igual. Lo que encendió las páginas deportivas europeas fue pensar que el insulto fuera racista o nacionalista; ese es el límite para hablar basura en Europa.

Córtale mi chavoCuando la corrección política invade la esfera pública de algunos países e instituciones, la apariencia se vuelve más problemática que el contexto. Entre atletas lo políticamente correcto se ha asentado, con multas y suspensiones para los que transgreden más allá de la bromita a costas de la mamá ajena.

No ofende el insulto mismo sino el que se diga en voz alta. La misma tribuna que una semana antes gritaba vendido y ratero al árbitro, culero al rival y chiflaba mentadas de madre hasta donde daba el aliento y la vuvuzela. ¿Y a las madres quién las defiende? Es mejor fingir que el futbol es una actividad pasiva, noble, familiar y enaltecedora de los valores humanos.

Niños de vocabulario amplioEl mayor escollo para la FIFA no son los aficionados mexicanos y su idiosincracia, sino que los despejes de portería son momentos muy aburridos. Lo cual se evidenció en el duelo de México con Brasil. Cuando despejaba Ochoa, los mismos gritos se repetían desde la tribuna carioca, acaso más sonoros y con la misma carcajada primaria detrás.

La FIFA puede iniciar una enjundiosa campaña para obligar a los miles de asistentes a que se “comporten”: multando, suspendiendo o hasta eliminando a sus representativos. ¿Servirá de algo? Lo dudo. Como bien sabe el padre de cualquier niño pequeño. Celebrar o censurar su “uso lingüístico” durante las cenas con visitas es igual a fomentarlo. Mejor concentrarse en cosas más importantes, que las hay. Al público ya se le ocurrirá otra cosa.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte ideas y gente del miércoles 25 de junio del 2014

Posted in Columna, Deportes, El Economista, Humor, Justicia, Medios, Televisión | Tagged , , , , , , , , , , , , , | 39 Comments