232 – Buscándole el colmillo a U2

u2-apple-songs-of-innocence-2014-billboard-650

El martes pasado, Apple cerró su evento de anuncio de nuevos modelos para su teléfono y reloj, con un numerito de una banda de la que a lo mejor han oído hablar: U2.

No bastaba presumirnos que el flujo de efectivo les alcanza para contratar a Bono y compañía para amenizar su evento, sino que además se dieron el lujo de anunciar que la banda grabó un nuevo disco y que Apple se lo regala a los 500 millones de personas que usan iTunes.

Como cualquier banda musical, U2 tiene sus detractores. No importa si millones se apuraron hasta su computadora o iDispositivo favorito para escuchar el disco, siempre habrá algunos que prefieren oír a Espinoza Paz que a los irlandeses, o que consideran a la otrora banda “más importante del mundo” un ente vendido sólo apto para gente menos sofisticada.

U2-Songs-Of-Innocence1-608x608El problema radicó en que Apple asumiera que su público estaría feliz de encender su dispositivo y encontrar una flamante copia de Songs of Innocence cortesía de su manzana favorita. Para ello, no sólo lo etiquetó como gratuito, sino que lo añadió a las fonotecas de todos como si lo hubiéramos comprado.

Apple no lo descargó, contrario a lo que algunos tecnófobos puedan creer, no hay magia detrás de las instalaciones de Cupertino, y algunas cosas todavía dependen del usuario final. Aún así, el álbum aparece como comprado entre nuestra música. Contrariamente a lo que algunos alegan, el disco no ocupa espacio en sus dispositivos. El que Apple lo incluyera en su fonoteca no quiere decir que lo tengan que descargar o siquiera escuchar. Hasta ahí todo bien, ¿no es cierto?

Pues no.free-u2-album-on-itunesComo escribe Enrique Dans en su blog de tecnología: “Que alguien te regale un disco es una cosa, pero que ese mismo alguien entre en tu casa o tu coche y deje el disco regalado sin preguntarte antes, una muy distinta”. La compañía, de acuerdo a Dans, pasa por alto el concepto del permission marketing (parte del apostolado de Seth Godin). Regla elemental de las transacciones comerciales, particularmente en la web, que implica el permiso del usuario antes de proceder con un proceso de compra.

El público contemporáneo es más susceptible de lo que los ejecutivos de Apple o Bono suponían. De los 500 millones de usuarios de iTunes que recibimos el presente, 33 millones (6%) lo descargamos hasta el último reporte. Probablemente sea el disco más descargado de la historia (el esfuerzo previo de U2, No line on the horizon vendió 5 millones de copias).

U2 en barataEntre el otro 94% hay detractores dispuestos a hacer ruido. Desde catalogarlo como “Spam”, “Regalo obligatorio” hasta acusar a Apple de invadir su privacidad. Como suele suceder, los quejosos se hicieron escuchar más que los fans. Al grado que Apple generó una herramienta, incluida en la más reciente actualización de iTunes, que permite eliminar el álbum de la fonoteca. La compañía, sin embargo, advierte que una vez retirado no podrá ser descargado de nuevo de la nube, y sólo estará disponible sin costo hasta el 13 de octubre. Al fin que ni quería, respondieron los mismos.

La Asociación de comerciantes del entretenimiento en voz de su director Paul Quirk etiqueta el regalo de U2 como algo tan dañino como la piratería. “La promoción es una falla en muchos niveles. Devalúa la música. Aliena a la gente que no usa iTunes y decepciona a los que prefieren comprar en tiendas”. Es cierto que sus declaraciones suenan como agua al molino propio; sin embargo hay un aspecto que resulta intrigante en el fenómeno de rechazo.

In Rainbows Pick your PriceHace algunos años, Radiohead regaló a sus fans su disco In Rainbows. Era posible descargarlo sin costo en la página de la banda, pero también era posible donar lo que fuera su voluntad. Y mucha gente lo hacía. Paquetes originales, incluyendo arte, empaques sofisticados y ediciones limitadas en vinil, estuvieron disponibles para aquellos dispuestos a erogar un poco más. Pero también era perfectamente posible descargarlo sin dejar un céntimo en el sombrero de la banda. Sólo se requería llegar a la web de Radiohead, registrarse y bajarlo. Aunque la mayoría de los visitantes lo bajó gratis, el dinero recaudado del resto significó más que el total vendido por el álbum anterior de la banda. Tres millones de personas lo descargaron en tres meses.

u2-apple-eventParecería que Apple se subió al mismo tren, pero no fue así. Al etiquetar el precio en ceros y forzarlo sin alternativa a sus clientes, la compañía cerró la opción de reciprocidad, y con ello, sin querer, devaluó el álbum a ser percibido como un volante dejado en el parabrisas del auto. No debe sorprender entonces que algún público disgustado se deshaga del volante con la facilidad con que se elimina un correo electrónico con ofertas de viajes, medicamentos, o curas milagrosas.

Lo anterior, sin embargo, no dice un ápice sobre el álbum mismo, que es magnífico. Para los puristas, U2 se ha vuelto lo que parodiaba en Zoo TV, pero para los que les perdonamos la vida, estas canciones de inocencia son una creación tan depurada y espléndida como No line on the horizon. Es cierto que la banda perdió el filo y ferocidad que enarboló desde The Joshua Tree hasta Achtung Baby, pero eso es previsible. En una época como la nuestra, es tan difícil permanecer en la vanguardia como continuar siendo contestatario una vez que alcanzas la consagración y el éxito comercial.

Quizá la manera más sensata de enfrentar la situación sea con el viejo y conocido refrán: A caballo regalado no se le ve colmillo.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 17 de septiembre del 2014

Ligas de interés

¿Se equivocó U2 en regalar su disco? por Melinda Newman en HITFLIX – un buen análisis de la situación de la banda y sus detractores.

A los que sí les gustó, a los que esperaban el nuevo disco de U2, siempre les quedará el referente en la mente, como dice el crítico Andrzej Lukowski, pensar en él como “muy bueno para algo gratis“. No coincido en su reseña pero sí en algunos punto sde su argumento: Su reseña del disco.

Posted in Columna, El Economista, Medios, Música, Negocios, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

231 – Tecnología inteligente y estupidez humana

Iphone 6

En un evento discreto, Apple acaba de revelar su nueva línea de teléfonos, sistema operativo y un nuevo reloj disponible a partir del 2015 que hará que sus futuros usuarios pasen largas horas contemplándose la muñeca, hablando con la muñeca, dándose golpecitos en la muñeca, girando una manivela, y compartiendo más detalles íntimos de sus vidas con gente a la que no le importa saberlos.

Apple WatchEn un futuro no muy lejano veremos en redes sociales avisos como “El corazón de JUAN late a 89”, “El corazón de @andrea late a 100 cuando está cerca de @juan”. “@juan late a 89 cuando escucha ‘Heartbeat’ en Spotify”. Compartir el latido del corazón es una de las perturbadoras facultades del nuevo dispositivo que tuitea, manda y recibe mensajes, actualizaciones de Facebook,  reproduce música, geolocaliza, y te recuerda que debes hacer ejercicio (y lleva un registro de cuánto ejercicio realmente hiciste), abre puertas de hoteles y hasta sirve para registrarse sin pasar por recepción. Es también un nuevo lugar para conversar con Siri y que no entienda lo que decimos. En la mejor noticia del día: también da la hora.

fonepad_zps728ac377Viendo los dos nuevos modelos del teléfono más popular del mundo queda claro que la tendencia de hace una década, donde la tecnología impulsaba los celulares a cada vez ser más pequeños se ha revertido. El nuevo lanzamiento deja atrás el tamaño estándar del iPhone y apunta hacia las tabletas, humillando nuevamente a todos los diseñadores de arte de series y películas futuristas que apostaron por versiones idénticas o más pequeñas al icónico iPhone 3.

La apuesta de Apple está lejos de ser novedosa, Samsung llegó ahí primero aumentando el tamaño de sus Galaxy hasta convertirlos en poco menos que una tableta pequeña.Deja de ser sorprendente si pensamos que los teléfonos dejaron de ser tales hace rato, lo que traemos en el bolsillo es un televisor portátil o si somos estrictos un centro de entretenimiento personal. Paradojas aparte cuando los dispositivos para conectarse al mundo se convierten en el mejor medio para aislarse de los demás.

lucy-luc-besson-scarlett-johansson-image3-lepasseurcritiqueSi la tendencia de la tecnología es hacia la inteligencia, ¿por qué será que la tendencia humana parece orillar hacia la estupidez? No me refiero sólo a el gran revuelo que provocó apenas ayer en redes sociales, el video revelado del futbolista de Baltimore Ray Rice descontándose a su novia en un elevador de Atlantic City. Sino a la oleada de respuestas que eso provocó en redes sociales, particularmente cuando el equipo lo echó y la NFL lo suspendió indefinidamente.

Basta echar un vistazo al flujo de noticias y opiniones rodeando cualquier trending topic, desde Rice hasta Lady Chiles, pasando por las fotos hackeadas a Jennifer Lawrence. Todos los días hay nuevos hitos de la banalidad y estupidez humana. Mientras la Lucy de Besson aumenta el uso de su cerebro al 100%, el resto de la humanidad prueba si puede hacer lo mismo al 7% con un smartphone.

Cinismo IlustradoEl tema va más allá del extraordinario cartón de Eduardo Salles en Cinismo Ilustrado (comprar aquí). Ese donde el usuario anónimo es un gallo que se convierte en gallina cuando es expuesto. El libro de Salles es una colección de su extraordinario blog que conjunta la ilustración, el diseño gráfico y un diagnóstico feroz e inteligente sobre nuestra época. Su libro, recién editado por Tumbona, recuerda aquellos de Quino a principios de los ochenta: atrapa en estilo y sustancia, buena parte de la esencia de nuestra época, y lo hace con un sentido del humor ácido y eficaz.

Si alguien se anima a defender la solvencia intelectual de la humanidad y condenar el pesimismo de este texto, lo invito a leer cualquier foro de debate en internet. Sean estos los comentarios, réplicas y contrarréplicas que merece cualquier artículo de opinión, o los que siguen a alguna afirmación cualquiera en redes sociales.

ZuckermanSi aún así no están convencidos, recomiendo un vistazo a la reciente polémica despertada por una columna de Leo Zuckerman abogando por la desaparición del Fondo de Cultura Económica, y de paso la subvención estatal de la cultura y la edición de libros. Zuckerman básicamente argumentó que la cultura y los libros son casi exclusivos de las clases medias y altas y por lo tanto el estado no debe subsidiarlas con dinero público, sino dedicarlo a algo más noble (construir carreteras, dar despensas en mitines o publicitar los programas del estado para los pobres).

Impresive LibraryPara él, el acceso a los libros ya no necesita editores como el FCE ni el apoyo estatal, los formatos electrónicos son la clave de la nueva ilustración y casi espera con ansias reeler la Breve historia del Neoliberalismo de Harvey en su AppleWatch.

De Zuckerman ya no hay mucho que decir, un puñado de intelectuales ya se encargó de responder la provocación. La respuesta con bisturí de Jesús Silva-Herzog Márquez prácticamente zanja el asunto.

Volviendo al tema del día, enhorabuena por Apple, que ofrece alternativas dignas para solventar nuestra adicción al teléfono con más tecnología y memoria. Su aportación a la humanidad cobrará nueva importancia con videos de mascotas en cámara lenta y alta definición, fotografías íntimas hackeadas con mayor nitidez en situaciones de baja luz, y una nueva apuesta por dejar la cartera en casa y usar el teléfono para pagarlo todo.

Ante todos sus anuncios queda la nueva (y vieja) angustia de nuestro tiempo plasmada a lo largo y ancho de las redes: ¿Y si pierdo o me roban el teléfono? La respuesta a la cual ya no es técnica, sino existencial.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 10 de septiembre del 2014

Posted in Columna, El Economista, Futuro, Medios, Negocios, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 26 Comments

230 – Asperger para todos

sheldon1

El síndrome Asperger es un desorden dentro del espectro autista caracterizado por problemas de socialización, dificultades para comunicarse y por patrones de comportamiento repetitivos, restrictivos y estereotípicos. El grado de severidad en que se manifiestan estás características varía significativamente de individuo a individuo.

autism-380x292El síndrome recibe su nombre a partir de un pediatra austriaco, Hans Asperger, que en 1944 se dedicó a observar a los niños, entre su clientela, que tenían problemas para socializar. Aunque su inteligencia parecía normal, los niños carecían de habilidades para la comunicación no verbal, aparentemente no demostraban empatía por sus compañeros y se sentían incómodos con su físico. En algunos casos su forma de hablar era exageradamente formal y su interés era completamente obsesivo a un solo tema, no hablaban de otra cosa.

Durante años, la lucha de muchos padres con hijos que presentaban algunas de estas características, era conseguir un diagnóstico. A la fecha no hay una prueba estandarizada, y los protocolos en boga, tienen distintos criterios dependiendo del médico, la zona, el país, etcétera. No ayuda que las causas sean desconocidas, aunque están relacionadas con una aparente estructura diferente en algunas áreas del cerebro.

autsim-artAl Asperger se le llama también autismo de alto funcionamiento, y está considerado dentro del rango del autismo más leve. Como sus síntomas varían según la persona, muchas veces no es detectado y quien lo padece nunca se entera. Irá por la vida con la idea de que tiene una personalidad peculiar.

No hay cura para el Asperger. Quizá la mejor razón para encontrar un diagnóstico certero es que permite a los padres tomar estrategias específicas que ayuden al niño a adaptarse al medio social. Sea aprendiendo a observar gestos y miradas, para entender la comunicación no verbal. A usar lenguaje no literal, aprendiendo el uso de la metáfora, la ironía, los absurdos y el humor; a variar su forma de hablar, a modular y controlar el estrés que le pudiera provocar la interacción con otros, el pragmatismo y la tolerancia a la frustración, etcétera.

Moss It CrowdComo suele suceder, una vez que información sobre el Asperger se difundió en forma masiva,  personajes que lo padecen empezaron a aparecer en la cultura popular. Sean asociados a una inteligencia elevada, como la Lizbeth Salander de la trilogía Millenium de Stieg Larsson, o como gimmick de comedia, al estilo Sheldon Cooper en The Big Bang Theory, heredero del Maurice Moss de la sensacional It Crowd británica.

Incluso personajes excéntricos que no lo padecían, fueron moldeados en sus versiones modernas como si padecieran Asperger. Tal es el caso del Sherlock de Benedict Cumberbatch o el Will Graham de Hannibal (aunque este último esté patéticamente mal justificado). Otros personajes recientes suman al Dr. Spencer Reid de Criminal Minds, Abed en Community, Brian Heck en The Middle, Max en Parenthood (el personaje mejor escrito e investigado), la doctora “Bones”, la detective Sonya Cross en The Bridge y muchos más.

el-curioso-incidente-del-perro-a-medianoche-002En la literatura uno de los primeros libros en abordar un protagonista y narrador con Asperger fue El curioso incidente del perro a medianoche de Mark Haddon, recientemente adaptado al teatro. Esta novela retomaba las limitaciones del adolescente protagonista como elementos para construir un thriller dramático y conmovedor.

Rosie_projectLa lectura de los síntomas del síndrome como recetario para la ficción ha llevado tanto a la reinterpretación de personajes clásicos como a la creación de nuevos, en televisión, literatura y cine, como si se tratara de un manual para construir el detective o científico perfecto. Un tipo tan obsesivo como genial que tiene memoria perfecta e inteligencia superdotada. Un artefacto dramático que permite solucionar un misterio sin mayor aspaviento o justificación.

Entra a colación la exitosa novela del australiano Graeme Simsion, The Rosie Project (editada en español como El proyecto esposa por Salamandra). Una novela romántica divertidísima que parece narrada por Sheldon Cooper. Simsion asume que la cultura popular nos ha recetado suficientes casos de Asperger como para que seamos capaces de identificarlo. graeme_simsionEntonces crea a un protagonista (Don Tillman), profesor científico en una universidad de Melbourne, que lo padece en grado extremo. El primer acierto de Simsion es que Tillman se perciba a sí mismo como un tipo excéntrico y peculiar, capaz de dar charlas para conscientizar a la gente sobre el Asperger, sin “ponerse el saco”. Nunca se da cuenta que padece el síndrome de que tan candorosamente habla, y asume todo con seriedad y formalidad.

Tillman está obsesionado con encontrar una esposa perfecta, y para ello se apoya en su mejor amigo el mujeriego psicólogo Gene, que lo aconseja de manera tal que todas las candidatas rechazadas por Don caen en su plato. Lo que en principio parece una extensión de un tipo de humor y discurso con el que nos hemos familiarizado en series como The Big Bang Theory, evoluciona conforme Simsion saca a su narrador de estereotipo de manual y lo va convirtiendo en un personaje creíble capaz de ser una mezcla de antihéroe romántico y genio inadvertido de la comedia screwball. Don deja muy atrás al insoportable Sheldon y se vuelve un personaje entrañable.

El proyecto esposaA la mitad del libro aparece una secuencia en que el protagonista decide apoyar a una de sus amigas haciendo de barman en un congreso de psicólogos. Esa secuencia vale el libro, es de lo más hilarante que he leído en buen rato. Por lo demás es una novela efectiva, delirante casi al estilo Wodehouse, que nos dará mucho gusto haber leído.

Una de las paradojas del Asperger en la cultura popular es que sus personajes, sus dotes geniales detectivescas y humor involuntario, pueden ser perfectamente apreciadas y divertidas (o irritantes) para la mayoría de los espectadores, pero serán siempre percibidos en forma muy distinta por quienes lo padecen.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 3 de septiembre del 2014

Ligas de Interés

Autism and Asperger’s in Popular Culture: A Biographile Primer

Television on the Spectrum: The Best (and Worst) Depictions of Asperger Syndrome on TV

Posted in Columna, El Economista, Libros, Televisión | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 16 Comments

229 – La decadencia de Twitter

twitter-is-censored-2

Durante años, el correo spam por excelencia advertía a los usuarios de algún servicio gratuito de internet, que si no lo reenviaban a todos sus contactos, a partir del día siguiente les sería cobrado. No importa si era Hotmail, Whatsapp, Google, Yahoo o Gmail. El correo florecía en aquellos que en el fondo no entendían por qué el servicio era gratis. La gratuidad del correo electrónico, los buscadores o las redes sociales era algo demasiado bueno para ser verdad.

En la gran mayoría de los casos esos correos eran falsos pero circulaban. Los peligros de las cadenas siempre han sido ninguneados (o ignorados) por los que las reenvían. Sea porque en el fondo creen que Microsoft está rastreando su correo para pagarles una millonada, la bendición de la virgen del Santo Socorro sólo llega si lo reenvías siete veces, o porque están convencidos de hacer labor social enviando a todo el mundo la cura del cáncer mediante aceitunas negras o un aviso del peor virus descubierto por la humanidad.

Spam by CorbisLo paradójico es que ese mismo virus puede ir incluido en el correo, junto con información incorrecta, ligas a negocios fraudulentos y difusión del miedo; además de tiempo perdido e irritación para los demás.

Con la aparición de las redes sociales, ambos fenómenos se hicieron presentes. El temor a que nos sea de pronto cobrado compartir el video del perro persiguiéndose la cola, y una nueva manera de difundir que nos ganamos dos millones de libras en la Lotto europea y heredaremos a un monarca africano.

Las redes sociales surgieron como modelos de interacción y cobraron gran popularidad mucho antes de que se hiciera público su modelo de explotación económica. Facebook implementó los anuncios cuando estuvo bien posicionado, y ha llevado su explotación al grado de cobrarnos por “promover” algún mensaje a los mismos “amigos” a quiénes antes llegaba en forma gratuita.

Hace unas semanas discutía aquí el experimento de Facebook donde se manipuló el estado de ánimo de los usuarios reforzando ciertos tipos de mensajes y contenidos en la lista de “destacados”. Si sumamos esa experiencia con otros experimentos que han comprobado, por ejemplo, que la gente compra más cuando está feliz, quedará claro como los algoritmos pueden diseñarse para maximizar la compra y el consumo.

Twitter cageTwitter se había mantenido al margen. La explosión exponencial de su crecimiento se dio hace un par de años favorecida por varios factores: (1) La inmediatez de la información, (2) El uso de los #hashtags para crear tendencias (3) El que el usuario tuviera el control absoluto sobre lo que quería ver (4) la libertad para difundir, conectar y crear solidaridad en forma veloz.

Hace unos meses, Twitter implementó la primera etapa de explotación comercial: anuncios. Colados en nuestro TL como si fueran un mensaje más de alguna de las personas que seguimos. Los anuncios eran una intromisión particularmente irritante, porque no se ofrecía alternativa al usuario. No existe un modelo como el de los Apps telefónicos donde se puede comprar la versión sin publicidad.

El afán por agrandar la red de contactos, ha saturado los TL de millones de usuarios, al grado que se ha vuelto casi imposible crear impacto o tendencia con un solo tuit (a menos que seas Lady Gaga, Obama o alguna celebridad televisiva). Los tuits individuales son ahogados por el ruido.

Entre los elementos que más ruido generan están las publicaciones automáticas. Sean la geolocalización del usuario, imágenes de Instagram, la canción que se escucha en Spotify, actualizaciones de status en Facebook, avisos de estadísticas de nuevos seguidores, el “diario” del usuario, etcétera. Esto sumado a reportes minuto a minuto de tal deporte o evento mediático, favoritos de alguien. De ahí el surgimiento herramientas para limpiar y filtrar el TL.

islamic-state-james-foley2En fecha reciente Twitter se ha decidido por dos reglas insólitas. La primera es la censura. Twitter decidió prohibir la difusión del video de la ejecución del periodista estadounidense James Foley que circuló hace unos días, incluyendo el bloqueo de las cuentas que lo compartían. Aparentemente se trata de una decisión sensata para evitar la promoción de un acto terrorista. Sin embargo, detrás de la decisión hay consecuencias inquietantes, como reflexiona Mike Elgan en Computerworld:

“¿Es Twitter la plaza pública mundial que era? ¿Existe como medio neutral o existe para que un puñado de jovencitos estadounidenses motivados por las utilidades impongan sus valores en el mundo?”

La intervención a pesar que la naturaleza del propio medio había generado una tendencia que solicitaba a la gente que dejara de compartir el video. Para Elgan, la medida es similar a la censura que existió en EU durante los años 60 y 70 para que no se difundieran imágenes de la guerra de Vietnam porque desmoralizaban a la población y fomentaban el movimiento pacifista.

Twitter CensuraEl que la “realidad” esté disponible para ser enfrentada por quien lo elija es tan importante como la libertad de expresar lo que queramos o necesitemos. Al intervenir, Twitter toma partido y asume que sabe lo que es bueno para nosotros (o quizá, lo que es bueno para las ventas).

El último factor que señaliza la decadencia de Twitter es la implementación de algoritmos  estilo Facebook. Ahora, no sólo veremos lo que elegimos ver, a quienes elegimos seguir. Twitter “colará” en nuestro TL tuits de otros usuarios que considere populares o pertinentes. A pesar de que las pruebas piloto del proyecto fueron contundentemente rechazadas por los usuarios. Estos nuevos tuits estarán ahí porque “debemos verlos”, y no seremos capaces de bloquearlos o borrarlos.

Para quienes se preocupaban que su servicio gratuito favorito se convirtiera de pronto en de paga, la preocupación era injustificada. Lástima. Por lo menos si pagáramos podríamos exigir derecho a la información y libertad para lo qué queremos ver y lo qué no. Twitter sigue siendo gratis, con anuncios, censura y manipulación, un modelo mucho más redituable.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 27 de agosto del 2014

Ligas de interés

El extraordinario texto y reflexión sobre el caso James Foley de Mauricio Meschoulam en El Universal.

Posted in Columna, El Economista, Futuro, Medios, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , | 12 Comments

228 – Las series que no vemos (por ahora)

Extant Halle BerryEl que ésta sea (o no) una nueva edad de oro en la televisión estadounidense, puede estar sujeto a debate. Lo que está más que comprobado es que la calidad de algunas de sus producciones ha alcanzado niveles insospechados dede hace una década. La migración del talento del cine a la pantalla chica, productores, directores y actores que antes no hubieran permitido ser asociados con la turba de los Emmys ni ebrios, han calentado el medio televisivo dotándolo de talento, creatividad y materia prima.

Rake AustraliaComo suele suceder con los fenómenos mediáticos, aunque la tele de los EU lleve la batuta, otros países han empezado a abordar estilos y acercamientos similares en su televisión. De tal forma, series canadienses, británicas, francesas, escandinavas, belgas o australianas; empiezan a abordar temas complejos, producciones sofisticadas, montajes de estilo cinematográfico y apuestan por la aceptación de un público que parece ávido de contenidos y está dispuesto a pagar, aunque algunas veces sea una pequeña cantidad, por ello.

The Wrong MansEjemplos hay muchos: el espléndido policial búlgaro que apareció en AXN (Infiltrado), la conspiración belga (Salamander), las danesas (The Killing, The Bridge), canadienses (Orphan Black), británicas (Downton Abbey, Endeavour, MI-5, Luther, Sherlock), la francesa (Engranages) y la australiana Rake. Sin duda algunas de ellas debutarán con remakes estadounidenses en los próximos meses y años (otras ya lo hicieron – The Killing, Rake The Bridge). 

Frente a la complejidad dramática, anecdótica y moral de algunas series, otro sector del público parece abrazar la televisión de corte más simplón. El reality revive mediante competencias de cocina, con todo tipo de chefs, desde niños, aficionados hasta cordon bleus, que se proponen ganar el título en turno con su fama adosada de 15 minutos. Son el antídoto perfecto para la duplicidad, violencia y compromiso que exigen sus contrapartes ficticias.

OrphanBlack_S1_E02_No puede ser sino paradójico, que mientras la oferta aumente, los canales de televisión satelital, esos que nos proporcionaban en México del acceso a las producciones televisivas, hayan entrado en una suerte de sopor donde no se respeta la continuidad, los estrenos se retrasan meses, y se nos quieren vender como lanzamientos productos menores que nacen con la etiqueta de caducidad desde el origen (fueron cancelados y no renovados con antelación).

Los proveedores de televisión vía internet, enriquecen su oferta con docenas de producciones de todo el mundo, incluyendo algunas exclusivas (House of cards, Orange is the new black, The wrong mans) y otras que se acumulan en el futuro. Y mientras las cadenas estadounidenses enriquecen su oferta de media temporada y del otoño con docenas de nuevas propuestas, los estrenos en Sony, Warner, Universal, Fox, AXN y compañía se reducen.

Salamander-01No es un criterio cualitativo, pues series de calidad indiscutible como The Good Wife, Damages, Person of Interest, Nashville, Covert Affairs y Suits, y otras que por lo menos resultaban todavía populares como American Idol desaparecieron de la programación a pesar de que fueron renovadas y han seguido transmitiéndose en EU.

Mientras tanto, la gran oferta de estrenos se ha reducido a infumables sitcoms de calidad abismal como The neighbors, The bottom floor, dramas fallidos como Crossbones, o comedias simpáticas que ya fueron injustamente canceladas desde meses atrás en EU CLARE BOWEN, CHALEY ROSE(Trophy wife). Estrenos tardíos (Castle, Scandal) que llegan casi con un año de retraso y se presentan en dosis dobles y apuradas, sin que medie explicación o propuesta distinta.

¿Dónde veremos The Mindy Project, Rubicon, The Fall, Rectify, Revolution, Continuum, Longmire, Jack Taylor, The strain, Ray Donovan, Haven, Reckless, Defiance, Manhattan, The 100 entre algunas de las más populares de la televisión de EU? ¿En DVD o en streaming?

A la televisión satelital le quedan a lo mucho unos años para intentar sobrevivir la economía y oferta ilimitada y simultánea del streaming. En poco tiempo la cuestión no sólo será de quién tiene deportes “exclusivos” y quién tales y cuales canales de películas. Ni el número de canales será argumento suficiente para contrarrestar servicios que lo ofrecen todo, al instante, sin comerciales (o con muy pocos) y por tarifas planas mucho más accesibles.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 20 de agosto del 2014

Posted in Columna, El Economista, Medios, Tecnología, Televisión | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 8 Comments

227 – Robin Williams

Robin-Williams.-006

El recuerdo más antiguo viene de la temprana infancia. La sala enorme del cine Hollywood, a unos pasos del Toreo de Cuatro Caminos. La película exigida a los padres. Ni idea que detrás de cámaras estuviera un ausente Robert Altman. ¿A quién le importan esas cosas a los diez años?

Había algo vagamente incómodo en Popeye. El humor que no cuajaba, el ambiente decadente que nunca estuvo presente en la caricatura o el cómic. Mala leche amarga con un musical forzado. Shelley Duvall era una esquelética Olivia, fresca de las pesadillas de Kubrik (The Shinning se estrenó el mismo año y la mirada de la actriz nunca escapó del Overlook).

Lo único memorable es el joven actor que debutaba en su primer protagónico después del insufrible (y a veces entrañable Mork). Un comediante algo maniático que nunca se cohibió frente a los retos del casting.

Popeye-DuvallLa escena cumbre de la película se da después de deprimentes secuencias en un pueblito de la costa. Olivia grita mientras forcejea con un tentáculo de plástico y la cámara entra y sale del agua como si el cinematógrafo, y no ella, se estuviera ahogando. Son los mismos gritos de Wendy Torrance mientras su marido atraviesa la puerta con un hacha (pero esa película la veré hasta mucho después).

Popeye está a unos pasos, inmovilizado con una cadena de hierro.

– Ay, ay, ay, ay – se queja Popeye y mastica su pipa. El sombrerito blanco inmaculado en su cabeza entre las aguas turbias.

– ¿No te gustan las espinacas? – le dice Brutus mientras aplasta una lata con los dedos regordetes. La lata explota, vomitando su contenido de pasta verde.

– ¡Las odio! – masculla Popeye ante la mirada de un anciano marinero que se carcajea y sostiene un bebé. Éste debe ser hijo de Popeye y Olivia, porque lleva chamarra roja y gorrito de marinero blanco.

– Cómelas – lo tortura Brutus, llenando la boca de Popeye con la pasta verde. Olivia se debate con el tentáculo de plástico. Popeye ha quedado inconsciente, la pipa pegada a la boca manchada. Brutus se congratula mientras el héroe se hunde. Por lo menos hasta que un antebrazo hinchado y extrañamente deforme surge del agua turbulenta y lo pone a dormir de un golpe.

Robin-WilliamsPopeye bucea como torpedo, el puño extendido hasta el pulpo. Este suelta a Olivia antes de ser sometido con una serie de uppercuts y ganchos cual bolsa de arena en gimnasio de boxeo. Mientras el cefalópodo vuela por los aire, Olivia abraza a Popeye, empapado pero aún con pipa y gorrito. Los coros celestiales entonan “Es Popeye el marino, el más fuerte al final, porque come espinacas”. Numerito musical entre las rocas que celebra al personaje creado para convencer a los niños de comer nutritivas espinacas enlatadas.

Vuelvo a verlo como Vladimir Ivanoff en Moscú en Nueva York (Moscow in the Hudson). Romance de la guerra fría entre un músico del circo ruso que aprovecha una visita a Manhattan para huir de sus escoltas del KGB y quedarse con Lucía (María Conchita Alonso), una puertorriqueña vendedora de perfumes en Bloomingdales.

El cine es un pequeño multiplex en el edificio que por años fue del banco Convermex, frente a la fuente de Petróleos. La cinta de Paul Mazursky tiene buenos momentos, y como muchos de los dramas románticos del director, transcurre en Nueva York y resulta una reflexión sobre el exilio y la soledad, pero esa interpretación es posterior. En su momento y durante años, sólo soy capaz de recordar una escena:

Robin-Williams-in-Moscow-on-the-HudsonVladimir lee un libro amarillo mientras Lucía está recostada sobre él en una tina en medio de su departamento. En primer plano, un arbolito de navidad, dos copas de champan llenas de vino tinto, cartones de comida china a medio terminar y una vela encendida. Vladimir le hace preguntas a Lucía, preparándola para su examen de ciudadanía, mientras juega distraídamente con sus pezones. Un momento íntimo, divertido y tempranamente erótico.

No hay nada en Vladimir del meloso Williams de los noventa y el frenético del nuevo siglo, su actuación muestra todavía extraordinaria contención y empatía. Es posible reducir los estilos de Williams en esas dos caras. En clasificar sus películas entre una y otra, entre Vladimir y Popeye. De su magnetismo inicial a la cursilería repelente. Entre el adulto y el niño, el cocainómano maníaco y el melancólico solitario. El maestro y el insufrible payaso.

Good-Morning-Vietnam-robin-williams-30953060-2196-2136No cabe duda que en el primer grupo está lo mejor de su filmografía (El mundo según Garp, Buenos días Vietnam, Despertares, La sociedad de los poetas muertos, The Fisher King, Good Will Hunting  y One-hour Photo) y en el segundo lo peor (Hook, Flubber, Jack, Toys, Popeye, Patch Adams y Death to Smoochy). Pero en esa reducción quedarían fuera aciertos a medio camino (Jumanji, La jaula, Mrs. Doubtfire, El hombre bicentenario), sus memorables cameos (El agente secreto, Hamlet, Las aventuras del Barón Munchausen, Nueve meses, La noche en el museo) y su voz en animaciones (aunque estas últimas sólo fuera posible verlas en video).

Hasta su suicidio el pasado domingo, Williams sumaba 102 créditos en la base de datos de IMDB en 37 años de carrera: tres por año sin contar apariciones múltiples en series de TV, cinco de ellos todavía pendientes de estreno. Un actor tan flexible que fue capaz de estar en algunas de nuestras películas favoritas y también las más odiadas; y que sin importar cuáles estén en tu lista, sobrevive más allá de su propia tragedia personal, en la inmortalidad que sólo existe en la memoria colectiva.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente, del miércoles 13 de agosto del 2014

Ligas de interés

The Dissolve remembers Robin Williams

Lo mejor de Robin Williams en Letras Libres

Robin Williams: The sadness of a clown that couldn’t be fixed (en The Guardian)

Posted in Cine, Columna, El Economista, Televisión | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 20 Comments

226 – Su atención, por favor…

Attention pleaseEs posible que el bien más codiciado de nuestra era sea la atención de los demás.

Esto que sabe cualquier niño pequeño, dispuesto a todo por ser el centro de las miradas de sus padres, parece haber redefinido la estrategia de las redes sociales.

En un mundo lleno de estímulos, donde el ruido lo invade todo, algunos abrazan la regla del merolico. Gana el que grita más fuerte, más raro o más veces.

Una señal son esas ligas que aparecen a diestra y siniestra. Ligas del tipo: Le dijo que la amaba y lo que sucedió después nunca podrás olvidarlo.

ray-williamEs casi un relato hiperbreve. Un gancho al final que cuelga como carnada en un sedal llamativo en el río, esperando al pez incauto que pique. Los vídeos más vistos, esos que abrazan el término de las plagas modernas: se llaman virales, y ganan más hits, y con ello más dinero. Para quien lo desconozca, YouTube “comparte” el dinero ganado en publicidad (más de un millón de visitas genera en la guisa de los tres mil y pico de dólares). Buen dinero para la ocurrencia ocasional, apenas para los gastos, en el caso de los que producen el material de “sus canales”.

La ganancia deriva en dos fenómenos: las ligas que “debes seguir” y su forma más chapucera, esos videos que exigen ser compartidos antes de que los veas. Estos últimos son el colmo, quieren ser virales antes de probar su valía. Screen-Shot-2014-04-25-at-12.58.58-PMSon un virus tercermundista que requiere la cooperación de la víctima. Por ello recurre a carnadas más llamativas, sedales con papelitos metálicos de colores: Este perro ama bañarse más de lo que tú amas cualquier cosa, 7 errores comunes que desatan Alzheimer en tu cerebro, 25 trajes de baño para chicas con pechos grandes.

Bajo la lógica del click fatal, poco importa si el video es bueno o si es capaz de cumplir la promesa descabellada que nos llevó al click con el ratón o el dedo en la pantalla del smartphone. Lo que buscan es generar tráfico. El click se vuelve un hit. Google puede cobrar el primer click si el anuncio es suyo. El creador suma rating cuanto corren algunos segundos, y uno pierde cinco minutos de su tiempo y un pedazo de la dotación mensual de datos.

6a00d83451b31569e20192abaad2fe970d-320wiEl ciclo de la atención mediática según Seth Godin, pasa de los fans, a los cazadores de ruido, el entretenimiento masivo y las aves de rapiña. Casi siempre el trabajo sólo lo ven los fans. Sólo llega a la gente que sabe de qué se trata. Si las vistas del video empiezan a convertirse en tendencia o se empieza a hablar de un libro, es descubierto por la gente que nota las cosas que están siendo tendencia: los cazadores de ruido. Cuando hay suficiente, las masas llegan. Pero las masas quieren otra cosa, quieren lo que ven las masas. Al final viene la escoria: los que explotan escándalos, tragedias, malos ratos de celebridades y chismes.Cada grupo con su propia verdad, su propio lente para ver e interpretar la vida. Los fans piensan que los demás son fans, los buzz hunters que a todo mundo le importan las tendencias, etcétera.

psys-viral-video-gangnam-style-is-now-officially-the-most-liked-video-of-all-time-on-youtubeLa magia de las tendencias virales es que se provocan casi por accidente. Un video pasa del anonimato hasta las masas en poco tiempo. El cine nos quiere hacer creer que el fenómeno es replicable, que los expertos, los jóvenes y los “manipuladores” son capaces de crear un comercial, una denuncia, una provocación viral nada más tocar YouTube.

El fenómeno viral, sin embargo, a pesar de que la red es un terreno fértil, se comporta de manera similar a como lo hace en otros productos culturales como la literatura, la música o el cine. Es sólo que su propagación es más veloz.

YouTube-AmbushQuienes pueden se suben a esa ola, el resto trata de replicar su éxito haciendo más de lo mismo, más escándalo, más chistes, más memes, más libros de vampiros o zombies o narcos, más películas del “tipo”. Lo necesario para exprimir hasta la última gota.

De acuerdo a un artículo en Forbes, “en un mundo donde todos tus competidores se presentaron en las redes sociales, y tus mercado está fatigado por la fatiga o la sobreoferta, ¿cómo destacar?”

La receta de Forbes está en crear contenido “entretenido, interesante y útil”. Una receta combinable con una respuesta atenta y efectiva. La revista, sin embargo, olvida es que las marcas comerciales no sólo compiten entre sí, también compiten con cada uno de los usuarios.

how-to-create-a-viral-videoFacebook ya nos receta anuncios, videos en automático y ligas amarradas a “nuestros intereses” para ofertas y mercancías online. Nos sigue permitiendo compartir sin costo, aunque, matiza, tenemos la opción de “impulsar” la difusión de un mensaje mediante una módica suma.

Twitter, que permaneció algún tiempo al margen de estas compulsiones, fue invadido por la publicidad. Anuncios que llegan por doble camino, flotando en el flujo como boyas fluorescentes de pago, o impulsados por aquellos que seguimos: boletines de agencias de noticias y bots repetidores.

La web, y en particular las redes sociales, se han vuelto un tianguis donde todos gritan las ventajas de su mercancía, sea esta comercial, intelectual, política, informativa o confesional. Si los equipos de marketing tratan de crear el nuevo comercial “viral”, también lo hacen miles de usuarios que buscan más seguidores, más “me gusta”, más atención. Una espiral de atención, un laberinto de ligas, imágenes y videos, que generan utilidades publicitarias vacías de todo sentido o provecho, consiguen robar el tiempo y en el mejor caso dar la apariencia de que detrás de ello hay vida, inteligencia o creatividad; el resto del tiempo sólo se suman al mundanal ruido.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 6 de agosto del 2014

Posted in Columna, El Economista, Medios, Negocios, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , | 14 Comments

225 – La verdadera realidad virtual

3-Artwork-Ready_Player_One-Wade_in_HideoutEn Ready Player One, el espléndido homenaje a la ciencia ficción y los años ochenta de Ernest Cline, la humanidad entera vive en urbes devastadas por la sobrepoblación. Torres de trailers apilados uno sobre otro, laberintos de pesadilla donde la única comunicación es la banda ancha. Un mundo distópico donde los seres humanos pasan el 90% de su tiempo conectados a un universo virtual llamado Oasis. La gran totalidad de empleos, escuelas, diversión, comercio, cultura y entretenimiento se dan en esta esfera virtual.

El término realidad virtual suele rastrearse a las primeras décadas del siglo veinte, en que el dramaturgo francés Antonin Artaud, lo utilizó para describir al teatro: la realité virtuelle. Un termino que apostaba por un significado casi alegórico del término. Era realidad y virtual porque los elementos teatrales reconstruían en la mente los dramas internos de la propia vida.

sensorama-1Desde los años cincuenta, Morton Heilig, ahora reconocido como pioneros del concepto, construyó con el cinematógrafo y una suma de efectos sensoriales que incluían sonidos, aromas y tacto, un artilugio que llamó Sensorama (1962), en el que se proyectaban cinco cortometrajes.

Desde mucho antes, quizá desde los primeros automotores, uno de los primeros usos para la realidad virtual fue la creación de simuladores, fueran estos para automóviles y más tarde aviones. Uno de los más célebres fue creado por MIT en 1977. Los científicos fotografiaron cada posible ángulo de la ciudad de Aspen, y después la montaron en una red de polígonos virtuales que permitían al usuario recorrer, de manera un tanto rústica, las calles de la ciudad.

¿Recuerdan ese periodo a finales de los años ochenta en que se puso de moda la realidad virtual? Revistas como Wired la etiquetaban una de las siete maravillas tecnológicas del mundo (1993), The Lawnmower man, adaptada de un cuento menor de Stephen King, se convertía en inesperado éxito de culto, casi una secuela alucinógena de Tron (1982). De Proyecto Brainstorm a Mattrix, pasando por Virtuosity, El piso número 13 y Días extraños.

Aspen_armchairA mediados de la década, Jaron Lanier fundó una de las primeras compañías para explorar las posibilidades de realidades alternativas basadas en computadoras. Sus primeros prototipos, con googles y guantes se popularizaron en Hollywood, más por sus posibilidades imaginativas que por solidez tecnológica.

Mientras Hollywood apuntaba mundos virtuales donde todo era posible, la industria del videoclip, el animé y los videojuegos se apuntaban con sus posibilidades escapistas. El muchacho que llega a casa, se coloca un aparato sobre la cabeza y se transporta a un mundo donde, anónimo y bajo identidad distinta, es héroe, galán o explorador galáctico.

Is-it-Virtual-Reality-or-is-it-MemorexSin embargo, a pesar de los avances de la tecnología, estos mundos virtuales seguían requiriendo que el usuario diera el salto alegórico. Que jugara a creérsela, que hiciera la vista gorda frente a algo que en el fondo sabía era una simulación.

Entre más avanzaba la tecnología y se exploraban lentes y cascos que aceleraban gráficos para construir versiones de mundos alternativos, siempre hubo una barrera insuperable: el punto donde la realidad virtual es percibida por el cerebro humano como “real”.

UTBM_Cave_YviewDetrás del fracaso de una docena de empresas había un problema técnico: La gente vomitaba. Literalmente. El problema era la latencia. Ese tiempo que transcurre entre que realizamos una acción, digamos apretar un botón y el videojuego responde a ésta. Cuando un juego tiene demasiada latencia, se vuelve frustrante, cuando esta se da en un ambiente de “realidad virtual” hay consecuencias fisiológicas. Si giramos la cabeza en una habitación virtual, y la imagen no se reconstruye instantáneamente, como si ya estuviera ahí antes, se provoca un conflicto entre nuestro sistema visual y el vestibular (que controla nuestro equilibrio, percepción del espacio y posición del cuerpo). Y volvemos el estómago.

palmer-luckeyLos visores más avanzados (alguno promocionado hace poco por Sony) permitían ponerse un casco y mirar una pantalla en la oscuridad, de frente. Una alternativa aceptable para un cine personal, pero ni de cerca una experiencia de RV que requería un ambiente funcional en 360 grados, donde todo es óptica y perceptivamente perfecto.

Entra en la ecuación Oculus Rift, invento del jovencito visionario de 21 años llamado Palmer Luckey. Coleccionista de cascos virtuales y obseso tecnológico, que empezó a experimentar con distintas tecnologías y prototipos desde los 15 años, sumando entusiasmo entre colegas y expertos. Su proyecto empezó en casa, pasó por financiamiento de Kickstarter y deslumbró al mundo con una sorpresiva compra por parte de Mark Zuckerberg (Facebook) por dos mil millones de dólares.

Wiredoculus-rift-consumer dedica la nota principal de su número de verano a Luckey y su Rift, un visor que de acuerdo a quienes han operado el prototipo, es capaz de engañar completamente al cerebro, de dar el salto entre el mundo que llamamos real y un constructo virtual donde puede pasar cualquier cosa. Un espacio que el cerebro percibe como real, y que es posible explorar.

Las aplicaciones son incontables, desde videojuegos, terapia, entrenamiento hasta cuestiones más elementales: La visita remota a un museo, a un espectáculo, a un estadio, el interior de una célula u otro planeta. Por supuesto, la experiencia sensorial completa no es posible como la imaginaba Heilig, ni respirarla ni tocarla, conectando visual y sonoramente con el cerebro se produce el efecto.

Se dice que la primera versión comercial del Oculus Rift estará en venta a principios del próximo año.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 30 de julio del 2014

Posted in Columna, El Economista, Futuro, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 12 Comments

224 – Ni dónde esconderse

no-place-to-hideEl periodista estadounidense Glenn Greenwald publicó hace unas semanas su libro sobre el caso Snowden: No place to hide: Edward Snowden, the NSA, and the U.S. Surveillance State (Metropolitan), en español: Snowden, sin un lugar donde esconderse (Ediciones B).

Hace poco más de un año, cuando se empezaron a hacer públicas las revelaciones del exfuncionario de los departamentos de seguridad de EU; la controversia pública se centraba en dos puntos: el alcance de la vigilancia que la agencia de seguridad nacional (NSA) tenía sobre sus propios ciudadanos y el resto del mundo; y el carácter del soplón. Si este debía considerarse héroe o criminal.

Naturalmente, la publicación que inició en The Guardian y después se extendió a otros diarios, provocó una tormenta en los países de los gobiernos aludidos, además de una andanada mediática mundial que sacudió el trasfondo de los temas en una marea turbia de información, desinformación, indignación, contradicciones y paranoia.

Sólo en los meses posteriores ha sido posible ir descubriendo las repercusiones de los secretos revelados. La herida en la credibilidad del discurso de libertad de un gobierno que dice públicamente defender valores que oblitera en las sombras de “siniestros ministerios”(como diría Fito Páez).

Prensa MundialEl libro de Greenwald aborda el tema en cinco capítulos. El primero, relata una historia de espionaje y periodismo valiente. Tiene todos los elementos de un thriller, desde los acercamientos con la fuente, la discreción y precauciones, hasta el encuentro en Hong Kong y las maniobras periodísticas que llevaron a poder revelar los primeros documentos.

El siguiente, se concentra en la información revelada. No obstante lo que hayamos leído en medios, lo que aquí se detalla es brutal. Si piensas que no te concierne y es material para Hollywood y series de TV sobre paranoia ciberterrorista, pongámoslo así: la ficción se quedó corta.

De acuerdo a Snowden, la NSA recopila toda la información que es posible obtener, y la almacena en gigantescas instalaciones secretas. Cuando hablamos de “toda la información”, entramos al terreno pantanoso que nos concierne a todos.

greenwald-snowden-2-largeLo primero que almacena es eso que se conoce como metadatos: qué teléfonos marcaste, de quién, cuándo, dónde estabas, dónde estaba la otra persona, cuánto duró la llamada. Si eso no basta, también los contenidos, el audio, mensajes de texto, SMS, WhatsApp, lo que opinaste en Facebook, chats, publicaciones en redes sociales, tus correos electrónicos, enviados y recibidos, los forwards de tu tía, las cadenas religiosas, tus correos amorosos, los de negocios, los adjuntos que mandas y recibes, de dónde vienen, en qué computadora los miraste, qué páginas web visitaste, qué compraste, cuánto porno ves y dónde, qué contenido legal e ilegal descargas, las fotos de tus hijos en Facebook, las recetas de brownies, los contratos de tu compañía, etcétera. No importa si eres político, empresario, profesionista, ama de casa o estudiante. Todo se filtra, todo se almacena. Esta ahí, disponible, un pseudogoogle letal cuando alguien teclee tu nombre o dirección electrónica.

glenn-greenwald-gq-magazine-june-2014-01Es un capítulo árido y técnico. Explica detenidamente los distintos programas y cómo recopilan esta información. Para ejemplo pasmoso, reproduce SMS recuperados a celulares de Enrique Peña Nieto y sus más cercanos colaboradores durante la campaña electoral: “Mi querido Alex el nuevo titular de Com. Social es Juan Ramon FLores su cel es *** el ID *** Nuevo Srio. Part. es Lic Miguel Angel Gonzalez, cel ***, el Nuevo ID de JORGE CORONA es *** un abrzo y seguimos en contacto avisame si llego el msj. por favor…”.

Pero no sólo es nuestro país, también se intervino a la primer ministro alemana, o a los socios y antagonistas comerciales. De acuerdo al libro, la NSA se vuelve un proveedor de datos para obtener ventajas comerciales, examinando las posturas de los otros antes de negociar, la situación real de las finanzas de una empresa o país, los trapitos sucios de quien se pueda ofrecer. Esto lo hace en colaboración con los gobiernos de Canadá, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

Whistleblower“Cuando los EU son capaces de conocer todo lo que todos están haciendo, diciendo, pensando y planeando – sus propios ciudadanos, poblaciones extranjeras, corporaciones internacionales, otros líderes de gobierno – su poder sobre esas facciones se maximiza. Esto es doblemente verdad si el gobierno opera en altos niveles de confidencialidad. El secreto se vuelve un espejo de un solo lado: el gobierno estadounidense ve lo que hace el resto del mundo, incluyendo su propia población, mientras nadie ve lo que ellos hacen. Es el desequilibrio perfecto, permite la más peligrosa de las condiciones humanas: el ejercicio de poder sin límites sin trasparencia o rendición de cuentas.”

Greenwald dedica un capítulo analizar el efecto que provoca sobre los ciudadanos saberse vigilados a este extremo. Un efecto que se resume en pasividad, obediencia, complacencia e incómoda paranoia. Quizá por ello, las revelaciones no han sido respondidas con negativas por parte del gobierno, sino con persecución a los mensajeros. Una declaración de poder: no te quieres meter conmigo.

Greenwald y SnowdenLa parte final del libro es una condena a sus colegas mediáticos estadounidenses. Esos que fueron a la defensa de su gobierno sin tapujos. Los que vilipendiaron a Snowden y le desearon la muerte. Los que intentaron intimidar a propio autor con datos “desenterrados” de su vida personal.

La denuncia del libro es inquietante: un estado de vigilancia global, de represión a los que disienten (en Inglaterra, el gobierno supuestamente destruyó todos los discos duros de The Guardian para que no siguiera publicando “secretos”). Peor aún, de su terrible ineficacia fuera del espionaje industrial, personal y comercial. Sentencia el autor: para todo lo que se almacena y analiza, ni un solo acto terrorista ha sido impedido por la NSA: ni las bombas en Boston, las matanzas masivas de Aurora o Sandy Hook, ni los otros planes de violencia exitosa o frustrada.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 23 de julio del 2014 (se publicó con el título “Vigilancia Global”)

Ligas de Interés

Descarga todos los documentos mencionados en el libro (en PDF) aquí.

Posted in Columna, El Economista, Justicia, Medios, Política, Redes Sociales, Tecnología | Tagged , , , , , , , , , , , , , , | 13 Comments