6

267 – TV: ¿Quiénes sobreviven?

Ya lo he dicho antes aquí: la televisión estadounidense lleva su propio ciclo biológico: la primavera es su periodo anual de renovar, exterminar y planear. El grueso de sus series ponen al aire sus finales de temporada durante mayo, y durante el verano, como respiro vacacional, trabajan las suplentes. Ese lote de protagonistas sin brillo ni pretensiones que se conocen como midseason. Con el otoño, vuelve a iniciarse el ciclo tanto para las veteranas, como para las resplandecientes y frágiles debutantes que suban a la palestra.

Lady Gaga en American Horror Story

Lady Gaga en American Horror Story

Por lo menos será así uno o dos años más. Las productoras de televisión vía streaming e internet llevan su propio calendario e intereses, y estrenan cuando más les conviene. No falta mucho para que  estas y los canales premium de cable que están aventurando sus propias apps y canales de salida a través de la web, dicten sus propias reglas.

El resultado podrá ser extraño para más de un lector. ¿Sigue eso al aire? Es una pregunta frecuente (si pensamos en Gray’s Anatomy, por ejemplo), pero más aún cuando se lee algún nombre que las repetidoras satelitales a las que tenemos acceso vía Sky o cable en México, dejaron simplemente de transmitir hace un par de años.

Sirvan las siguientes listas para regocijarse o lamentar la partida anticipada de algún prometedor esfuerzo televisivo.

Mockingbird en Marvel's Agents of SHIELD

Mockingbird en Marvel’s Agents of SHIELD

Se renuevan merecidamente las siguientes series (algunas incluso de culto): American Horror Story,  Arrow, Banshee, Black Sails, Brooklin-99, Criminal Minds, Defiance, Doctor Who,  Game of Thrones, Girls, Hannibal,  Homeland, House of Cards, Louie, Marvel Agent’s of S.H.I.E.L.D., Masters of Sex, Modern Family, Mom,  New Girl, Orphan Black, Peaky Blinders, Person of Interest, Ray Donovan, Rectify, Review, Shameless,  Scandal, Sherlock, Suits, Amazing Race, The Americans, Big Bang Theory, The Blacklist, The Fall, The Good Wife, The Middle, The Walking Dead, True Detective y Veep.

En la categoría de “¿a poco sigue al aire?”, se renovaron: Unforgettable, Castle, Grimm, Hawaii 5-0, Mike & Molly, Nashville, Royal Pains, Supernatural, The Vampire Diaries, 2 Broke Girls, Beauty and the Beast y Bones.

Downton Abbey...una más y nos vamos

Downton Abbey…una más y nos vamos

Como cada año, algunas de las mejores propuestas sobreviven para una segunda temporada después de un auspicioso debut: American Crime, Better Call Saul, Bloodline, Black-ish, Broadchurch, Bosch, CSI Cyber, Empire, Fargo, Fresh of the boat, Galavant, Gotham, Happy Valley, How to get away with murder, iZombie, Manhattan, Marvel’s Agent Carter, Marvel’s Daredevil, Mozart in the Jungle, Murder in the First, Salem, Scorpions, Satisfaction, Secrets and Lies, Silicon Valley, Talking Dead, The Affair, Flash, The Goldbergs, Last man on earth y The Last Ship. Muchas de ellas pendientes de estreno en México. Sobrevivientes inmortales: Los Simpson.

La más sonada renovación, porque se avisa que será para una última temporada, es American Idol. Mismo caso para Downton Abbey.

Otras renovaciones: Archer, Chicago Fire, Chicago PD, Elementary, House of Lies, Last man standing, Major Crimes, NCIS, NCIS L.A., Once upon a time, Portlandia, Power, The 100, Under the dome y Vikings.

Forever ironías de la TV

Forever ironías de la TV

Entre las series canceladas, siempre hay injusticias. Casos donde los estudios no tuvieron paciencia o capacidad para desarrollar un lanzamiento prometedor cuyo caso más emblemático es Forever y con ella otras como Allegiance o Backstrom. Otras a las que simplemente se les había acabado el combustible, ya no había más que hacer: Boardwalk empire, CSI, Cougar Town, Covert Affairs, Dallas, Franklin & Bash, Glee, Justified, Kitchen Nightmares, Parenthood, Parks and Recreation, Revenge, Resurrection, Sons of Anarchy o The Mentalist Algunas de ellas ni siquiera se transmitieron en México o  se cortaron en seco, antes de terminar la primera temporada: A to Z, Marry Me, Manhattan Love Story, One Big Happy, Selfie.

Otras cancelaciones relevantes: Perception, Red Band Society, State of Affairs, The Bridge, The Following, The Millers, The Newsroom, True Blood, Two and a Half Men, White Collar, Utopia,

Aquarius se estrena en mayo

Aquarius se estrena en mayo

Hay todavía muchos títulos en “veremos”, algunos de ellos porque aún ni siquiera estrenan su primera temporada (Aquarius). Y otras que están en el limbo, buscando favores o un milagro para continuar: Bates Motel, Community, Episodes, Haven, Wayward Pines, Hell’s Kitchen, y las espléndidas Mulaney y Weird Loners. Entre ellas, tres que seguramente serán renovadas: So you think you can dance, The Mindy Project y The Voice.

Las cancelaciones se dan por muchas razones, y la mayoría de ellas poco tienen que ver con aspectos creativos o narrativos. Pueden deberse a contratos con los actores, conflictos de programación, de costos o ratings. Algunas de las canceladas conseguirán sobrevivir aún, si algún canal de cable o streaming las adopta (le valió a Community el año pasado), pero la mayoría pasarán al panteón de los botaderos de descuento y las repeticiones de madrugada.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 19 de mayo del 2015

Ligas de interés

La lista completa en actualización constante en TV.COM

10

266 – Un crimen con sabor a clásico

murderinfirst

Si hay una categoría de productores legendarios en la televisión estadounidense, es muy probable que Steven Bochco sea uno de ellos (junto a Dick Wolf creador de La ley y el orden). Bochco empezó su carrera como escritor y colaborador de policiacos blandos de los años setenta (Columbo y McMillan & Wife entre otros), para después revolucionar (junto con Wolf) el concepto del policíaco semanal.

Hill Street Blues

Hill Street Blues

Mientras Wolf empezaba con éxito lo que sería la franquicia de Law and Order que recuperaba el proceso judicial desde la investigación policíaca hasta el juicio, Bochco apostó en Hill Street Blues (1981-1987) por construir la narrativa interna de la propia policía con un ángulo realista y para la época, lejos de moralismos simplones de buenos y malos.

Quizá las mayores aportaciones de Bochco a la televisión actual, fueron concebir las series como el trabajo de un elenco completo de actores, en lugar del vehículo para el lucimiento de un protagonista; y, por supuesto, los arcos narrativos. Antes de Hill Street Blues la mayoría de las series eran puramente episódicas, y las únicas series que seguían un argumento que se extendía semana a semana eran telenovelas glorificadas como Dallas, Falcon Crest, y Dinastía.

L.A. Law

L.A. Law

A Hill Street Blues lo siguió L.A. Law (1986-1994) donde su ojo por diálogos afilados y sátira mordaz, construyeron un bufete de abogados donde los casos legales jugaban segundo plano frente a la conflictuada vida cotidiana del elenco. Sus series sumaban Emmys y escalaban los ratings de las televisoras. Queda claro que Bochco abrió las puertas para talentos posteriores como el rey de los noventa, David E. Kelley.

Paradójicamente, esa década acumuló algunos de sus primeros fracasos (el musical policiaco Cop Rock entre ellos), hasta que subiendo el tono y tratando de atraer el público adulto que había migrado a los canales de cable, ofreció la polémica NYPD Blue (1993-2005).

El elenco de Murder One

El elenco de Murder One

A mediados de los noventa, Bochco estrenó Murder One, una propuesta innovadora en su momento, que abordaba en 22 capítulos un solo caso desde la óptica del despacho de abogados encargado de la defensa. La serie no tuvo la tracción comercial que esperaba ABC, y a pesar de ganar premios de cinematografía, música, actuación y el codiciado People’s Choice Award en 1996, se canceló después de apenas dos temporadas. Sin embargo, no pasó en absoluto desapercibida, convirtiéndose en una de las series efímeras de culto de los noventa (junto con Twin Peaks y Freaks and geeks).

La primera década del nuevo siglo tuvo a Bochco intentando algunos proyectos, sin mucho éxito (entre ellos el drama presidencial Commander in Chief con Geena Davis, y la también breve Raising the bar, sobre otro despacho de abogados).

Reed, Benjamin –– – Los Angeles, 13-8-2008 Producer Steven Bochco

Reed, Benjamin –– – Los Angeles, 13-8-2008 Producer Steven Bochco

Las cadenas de TV abierta se habían vuelto un medio incómodo para Bochco. En parte por el salto generacional cada vez más evidente entre el productor y los jóvenes ejecutivos de estas. Para Bochco lo más natural fue migrar al cable: “la atmósfera es más amigable y el ambiente creativo más propicio para generar un trabajo original”, dijo en una entrevista en Variety.

El año pasado, a sus 71 años, Bochco coprodujo junto con Eric Lodal, Murder in the First para TNT. Un policíaco inspirado en Murder One, pero centrado, esta vez, en la óptica de la policía. La primera temporada de la serie constituye básicamente un caso a lo largo de diez episodios. La estructura no es novedosa ahora. Series desde The Killing hasta True Detective, pasando por las británicas The Fall y Broadchurch o la escandinava The Bridge, han vuelto el formato parte de su elemento. Mientras en Murder One sostener la tensión por 22 episodios requería algunas acrobacias a la postre torpes, tal parece que Bochco aprendió la lección (que han asumido también en las temporadas tres y cuatro de The Killing: reduciendo episodios y multiplicando la tensión).

MURDER IN THE FIRST (TNT)

MURDER IN THE FIRST (TNT)

El escenario es San Francisco, y los detectives a cargo son English y Mulligan (Taye Diggs y Kathleen Robertson), y aunque el foco es con ellos, la serie se toma tiempo para desarrollar a su compañeros de división, al jefe, fiscales, sospechosos, sus abogados, etcétera. Desde el primer episodio queda claro, que aunque Bochco ya no es el gigante de antaño, sigue teniendo un fuerte poder de convocatoria. El reparto de la primera temporada incluye una docena o más de actores de reparto de primer nivel. Una buena receta para aumentar el número de sospechosos sin caer en el viejo truco del actor invitado como asesino.

Murder in the first tiene muchas virtudes. Algunos críticos la subestiman por no ser innovadora o revolucionaria como algunas creaciones previas de Bochco, pero eso es ser un tanto injusto. Narrativamente, no hay nada previsible ni de fórmula en la anécdota. La investigación toma un ángulo de procedural serio, muy similar a la mejor Ley y el orden, sin usar trucos baratos como el abuso de coincidencias o la crisis emocional de sus investigadores para entorpecer el curso del caso.

F: Doug Hyun

F: Doug Hyun

Algunos de sus momentos más memorables suceden en segundo plano: La conversación con informantes o la búsqueda de un policía por redimirse cuando echa a andar la maquinaria de la justicia sobre un inocente. Pero mejor aún, la permanente apariencia de un mundo que se mueve por si solo sin la acción de sus protagonistas. En este San Francisco seguirían sucediendo cosas, intervengan o no los personajes principales, lo que añade una capa de realismo y complejidad muy apreciables.

No hay relleno, paja, o tiempo desperdiciado en pantalla. Y aunque en el caso tampoco hay nada que no hayamos visto en una docena de procedurals televisivos, se aprecia la buena factura, la apuesta por diálogos bien escritos y la creación y desarrollo de personajes más allá de atmósferas prefabricadas, estereotipos y mecanismos tramposos para avanzar la trama.

Murder in the first no inventa el hilo negro, pero no lo necesita, es entretenimiento de primera que respeta la inteligencia del espectador y no está a merced de cumplir cuotas del veleidoso mundo de los ratings. La serie que se transmite por TNT en Latinoamérica, fue renovada ya para una segunda temporada.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 13 de mayo del 2015

10

265 – El plan de Marvel

Marvel

Hace quince años Marvel estaba quebrada. Apenas tenía efectivo para subsanar sus gastos más elementales. La aceptación de sus cómics, y de los cómics en general iba a la baja. Sus acciones se cotizaban por los suelos. La compañía necesitaba desesperadamente un héroe que salvara el día.

En 1999 Peter Cuneo se convirtió en director ejecutivo. Una de sus primeras estrategias fue  explotar sus títulos más reconocidos vendiendo licencias para la explotación de productos desde playeras y juguetes (Marvel había intentado producir estos en casa con poco éxito), hasta tratamientos cinematográficos.

More-stuff-to-buy-610x381Poco después comisionó a sus creadores a correr más riesgos, a actualizar sus títulos a la época actual. También a reducir sus arcos narrativos, para que una “saga” durara seis número de la revista en lugar de que duraran años. Buscaba atraer nuevo público, facilitar el acceso a las historias de sus cómics.

Marvel licenció sus tres títulos más populares a Fox y Sony para explotarlos en cine. La primera se quedó con X-Men y los Cuatro Fantásticos, la segunda con El Hombre Araña. El efectivo empezó a fluir, los cómics recobraron vigencia y popularidad. Poco después hacen aparición los Estudios Marvel y empiezan a desarrollar películas con el resto del catálogo de la compañía: esos héroes no tan populares como para considerarlos ir sobre seguro.

Diez años después, Disney compró los Estudios Marvel por 4.3 mil millones de dólares. Lo integró a su línea de franquicias exitosas, sumándolo a los de Pixar, Piratas del Caribe, Star Wars, etcétera. La explotación pura de productos y licencias de Marvel arroja ventas de seis mil millones de dólares al año.

ULTRONimage-marvelLa historia de éxito de los Estudios Marvel debe mucho a Kevin Feige, su presidente actual. Sea porque en su materia prima había una serie de personajes casi secundarios en popularidad, que requerían un tratamiento creativo e innovador; o porque su equipo no tenía otra cosa a la que recurrir. Lo cierto es que bajo Feige, Marvel lanzó su primer plan a catorce años. Un proyecto insólito en el cine, quizá porque su núcleo estructural venía de la narrativa del cómic.

Mientras que la franquicia típica de cine va de película en película, sea como entregas individuales e independientes (pensemos en James Bond e Indiana Jones), o en forma de serie con secuelas (como Star Wars o Harry Potter). En las primeras cada lanzamiento es una puerta abierta para el público, que no necesita conocimiento previo para entender de qué va el asunto. En las segundas, se recurre a un público más cerrado, fans que si no vieron las primeras entregas pasarán aprietos para entender que está pasando en la quinta o sexta cinta.

Marvel apostó por ambos modelos, pero en una estructura más compleja. Los primeros dos lanzamientos del estudio fueron Iron Man y Hulk. La primera, un éxito, crítico y comercial. A la segunda le fue apenas bien. Aunque hay una postura pragmática de continuar las sagas de personajes que tienen un buen desempeño comercial, lo cierto es que desde un principio se apostó no por crear un evento y exprimir hasta el último dólar. Se apostó por un universo cinemático, donde cada película, además del valor propio, suma en una mitología compartida. Mediante cameos, referencias a otros personajes, misterios y secuencias sorpresa al final de los créditos, Marvel fue poniendo las semillas de próximos lanzamientos y líneas narrativas.

350px-Nick-Fury-Earth-1610Siguen Thor, y el primer Capitán América. El equipo de Marvel pudo renunciar al espíritu artístico individualista de sus creadores en busca de una coherencia de conjunto, un ensamblaje flexible en algunos aspectos y extremadamente rígido en otros.

La cohesión narrativa inicial la daba Nick Fury (Samuel L. Jackson) y su S.H.I.E.L.D., un organismo policiaco semimilitar con bases en el mundo entero. En la segunda fase el organismo es destruido por H.Y.D.R.A. y El Capitán America mientras este abraza un ideal global con la moral del superhéroe clásico: la virtud es su propia recompensa.

Cuatro cintas para llevar a la primera entrega de Avengers. Lo que sucede ahí afecta todo el universo y tiene consecuencias en los siguientes títulos individuales que a su vez apuntan a la segunda Avengers (hoy en cartelera) y si se descuida uno hasta a la tercera en 2018. Añadir a la mezcla una eficaz serie de televisión atando cabos y soltando pistas (Marvel Agents of S.H.I.E.L.D), la efectiva Agent Carter, y futuros lanzamientos para otros héroes a través de una sociedad con Netflix que empieza con Daredevil.

Ese control sobre sus cineastas y la estructura, podría haber parecido restrictivo, pero para Marvel es parte del plan. Cada uno de sus títulos tenía la personalidad de su protagonista, como sus cómic. Iron Man: comedia de acción. Thor: fantasía mítica. Guardianes de la Galaxia: guiño humorístico de ciencia ficción. El Capitán América, transitando de una cinta de aventuras en la segunda guerra mundial, a una de intriga y espionaje, que fuera del héroe podría ser una entrega de la tetralogía Bourne. El próximo Ant Man, comedia pura.

mypokertime pics-d13Marvel ha sido excepcionalmente exitoso en su estrategia, que algún analista compara con una partida de poker donde el jugador va all-in en casi todas las manos. Es un estudio pequeño, si sus películas fallan no tiene otra cosa que ofrecer. Sus títulos más rentables están en manos de otros. Lo que les queda es apostar por ofrecer productos eficaces en su individualidad, que consigan la dualidad de crítica y taquilla, y a su vez ofrezcan una segunda lectura, rica y adictiva, para los fans.

Su plan ha funcionado tan bien que una apuesta insólita por un título oscuro se convirtió en una de las cintas más exitosas del 2014 (Guardianes de la Galaxia). Su nuevo dueño, Disney, aunque le da perfecta autonomía (mientras los resultados sean así, ni moverle), no ha dejado de tomar notas para aplicarlas a su nuevo bebé: la nueva franquicia de Star Wars.

Del otro lado del espectro está la Warner y su acercamiento a los héroes de DC Comics, pero esa es harina de otro costal.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 6 de mayo del 2015

Ligas de interés

El plan de 14 años de Marvel debe preocupar a Warner, Jeff Gomez y Fabian Nicreza en Business Insider

Cómo Marvel se convirtió en el superhéroe de los negocios, Robert Reiss en Forbes

Por qué Marvel tuvo éxito y cómo fallará si no se diversifica, Andrew Wheeler, Comics Alliance

12

264 – Lecciones del caso Baltimore

Foto Shannon Stapleton/Reuters

El doce de abril pasado, Freddy Gray, de 25 años, caminaba por una calle de Baltimore (en Maryland, EU), cuando la policía lo detuvo. El reporte policial señala que Gray fue detenido porque “huyó sin provocación cuando pasaba la patrulla”. El joven llevaba encima un cuchillo y fue arrestado. El reporte indicó que “fue arrestado sin fuerza o incidente alguno”. Sin embargo, durante el traslado hasta “la delegación” Gray sufrió una emergencia médica y murió. Aparentemente Gray fue sometido con más rigor del reportado, no pudo respirar y pidió auxilio a los policías, que no le hicieron caso. Seis policías fueron suspendidos mientras se investigaban los sucesos.

La alcaldesa Rawlings-Blake

La alcaldesa Rawlings-Blake

A pesar de que la alcaldesa de la ciudad, Stephanie Rawlins-Blake y el jefe de policía son ambos de raza negra, hay en la población afroamericana de la ciudad la percepción de que la policía sigue actuando con una política no escrita de prejuicios raciales. La situación social en Baltimore era ya casi crítica antes de Gray. Es una de las ciudades de EU que aparecen en la lista de las 50 ciudades más violentas del mundo según la clasificación elaborada por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, una organización mexicana que compila una muy mentada lista anual basada en el índice de homicidios per capita.

La muerte de Gray se recibió con descontento tal que remitía a los sucesos de Ferguson del año pasado. Los elementos comunes raciales, el aparente abuso policial, el dolor de la familia de la víctima, fueron abrazados por la comunidad con algo cercano a la ira. De pronto pareciera que los EU de Obama están continuamente a un paso de revivir la crisis de los derechos civiles de 1968.

Foto Brendan Smialowski/AFP/GettyEl domingo pasado fue el funeral de Gray y se anunció una marcha de protesta en la ciudad. La alcaldesa declaró a los medios que daría espacio a los descontentos, “y también a aquellos que quieran destruir”. Su estilo de tolerancia excesiva remitió de inmediato al alcalde neoyorkino Dinkins, que en 1991 decidió retirar a la policía y dejar que los manifestantes “se desahogaran un poco”. El resultado en Nueva York fue una ola de disturbios, saqueos y violencia que se volvió un caso de estudio en el país.

El lunes la policía de Baltimore anunció que tenían una amenaza creíble de que las pandillas legendarias de la ciudad: los bloods, los crips y la familia de la guerrilla negra, habían hecho un pacto junto con organizaciones musulmanas para salir a matar policías blancos. La noticia la reportaron los medios como si fuera un hecho. Mientras algunas organizaciones civiles trataban de armar vayas para probar que su protesta sería pacífica, la multitud se salió de control y la ciudad se vio envuelta en un levantamiento violento que terminó con 20 policías heridos, 200 arrestos, 140 automóviles  y quince edificios en llamas. Un herido crítico y…un toque de queda.

La guardia nacional interviene en BaltimoreLa alcaldesa que según los medios “dio permiso de amotinarse a la multitud”, quiso corregir, aduciendo que su declaración era para manifestantes pacíficos y no para maleantes. El gobernador se vio obligado a intervenir y llamar a la guardia nacional (el ejército de EU no interviene en problemas domésticos). La hermana de Gray pidió que pararan la violencia, mientras personalidades religiosas locales abogaban por la calma. Poco después el jefe del cabildo municipal salió a conferencia de prensa a disculparse por llamar maleantes a los saqueadores, recurriendo a la corrección política para llamarlos “jóvenes confundidos”. Lo acompañaban miembros de las citadas pandillas locales para desacreditar el rumor que manejó la policía y argumentar que sus pandillas colaboraron con la paz protegiendo comercios de la multitud.

Baltimore ayerEl caso de Baltimore ilustra las delgadas líneas que existen entre la justicia social, la indignación popular, la manifestación pacífica, la protesta airada, los disturbios y la violencia. Si el caldo de cultivo es una sociedad desigual, con alta criminalidad, percepción de impunidad policíaca y ambivalencia en la política pública entre la ley y la tolerancia irrestricta, queda claro que las cosas se saldrán de control fácilmente.

No tenemos que irnos tan lejos. Pensemos en Guerrero el año pasado, y las protestas por el caso Ayotzinapa. ¿Sorprende que Acapulco ocupe el lugar número tres en la lista de ciudades más violentas? El contexto que se vive en algunas partes de nuestro país no es muy distinto a los elementos que confluyeron en Baltimore, particularmente si añadimos al narco en la ecuación y la terrible percepción ciudadana de que por un lado está “la autoridad” y por otra sus víctimas que suponen al resto de la sociedad. Simplificaciones que suelen caldear los ánimos y dar ese empujoncito que lleva una legítima y justificada manifestación pacífica de rechazo, al caos y la violencia.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 29 de abril del 2015

14

263 – Conspiraciones que todos creen

Why-do-people-believe-in-conspiracy-theories

¿Cuáles son los elementos de una buena teoría de conspiración? De acuerdo a un estudio realizado en 2014 por Joseph E. Uscinski y Joseph M. Parent en la Universidad de Miami (citado por Michael Shermer en Scientific American), hay cuatro características básicas:

(1) Un grupo

(2) Que actúa en secreto

(3) Para alterar a las instituciones, usurpar el poder, esconder la verdad o lucro

(4) Sacrificando el bien común.

Fed UP PosterLa investigación arrojó números alarmantes: Un tercio de los estadounidenses (casi 80 millones de personas) creen que el presidente Obama es en realidad extranjero. También un tercio está convencido que los sucesos del 11 de septiembre de 2001 fueron un trabajo interno del gobierno de Bush.

El perfil de los devotos a las conspiraciones no se reduce a un tipo racial o segmento de edad. Los crédulos son de todos los géneros, razas, niveles de ingresos, afiliaciones políticas, nivel educacional o estatus ocupacional.

Juan Pablo Proal cita, el año pasado en Proceso, otro estudio de la Universidad de Chicago con números similares. Las conspiraciones populares incluyen al gobierno de EU solapando que los celulares provocan cáncer, contagiando a los afroamericanos con SIDA, provocando autismo en los niños en colusión con las farmacéuticas, etcétera.

Movie-Fed-UpAnoche veía Fed Up, documental de Stephanie Soechtig que denuncia el estado de la nutrición en los EU, particularmente el aumento desmedido de obesidad, azúcar añadida en los alimentos, comida basura y procesada en escuelas públicas, y las pocas alternativas que hay para la población que quiere salir del círculo vicioso.

El documental tiene un discurso llamativo y bien argumentado que recorre los cambios en la pirámide nutricional del siglo veinte, la publicidad de comida chatarra a los niños ola transformación de las cafeterías de las escuelas públicas en filiales de franquicias de comida rápida. Detrás de ello hay un decreto de Reagan que redujo su presupuesto al grado que no era económicamente viable cocinar.

Para reforzar sus argumentos sigue casos de familias afectadas por obesidad y entrevista expertos (casi todos ellos con posiciones similares al argumento central). Recurre también a imágenes de archivo, tanto de la campaña de Michelle Obama para activar a la sociedad (que derivó en activar a los niños a hacer ejercicio), como encabezados de periódico (incluyendo noticias sobre México y lo que dicen nuestros políticos que harán para detener la epidemia de obesidad que nos pone en un pavoroso primer lugar mundial).

Sugar comparisonNo sorprende la falta de balance en los argumentos, pero sí el toparse con declaraciones de expertos que afirman que los alimentos infantiles llevan imágenes de caricaturas y personajes televisivos porque “la industria” quiere “marcarlos desde chiquitos para que consuman sus productos”. O que las empresas que han lanzado complementos nutricionales o medicamentos para atender el problema: “quieren que la gente esté más enferma para que compre por siempre sus productos”.

La parte más absurda es cuando uno de sus analistas dice indignado: “las empresas lo único que buscan es mayores utilidades”. Duh! ¡Claro! Son empresas. Esa es su misión corporativa, su obligación legal frente a sus accionistas.

Vamos, es claro que las empresas no ponen azúcar para destruir a la humanidad, sino porque sus productos saben mejor, se vuelven adictivos y venden más. Que sus decisiones de empaque, voceros, marketing, y puntos de venta no esconden un deseo secreto por destruir la salud de su país: sólo les interesa mover más producto, es el capitalismo salvaje: profit above all.

Sugar is the new cocaineLa teoría de conspiración más repetida va así. Una autoridad del gobierno o la OMS descubriría que el azúcar es dañino y lo declara, políticos y empresarios de ciertos estados presionan con dinero para que la institución dé un paso atrás. La institución lo da.

La película no va más allá, pero es claro que detrás de ese diagrama de flujo el verdadero problema lo supone no la malvada industria alimenticia con su imaginario señor Burns frotándose las manos en un salón oscuro; sino la estructura y reglas del propio régimen democrático de su país.

El diagrama de flujo puede leerse así: El secretario de salud consulta a científicos (estos no son malos, como los que trabajan en el bando de la industria) y estos determinan que la gente consume demasiada azúcar. El Ejecutivo propone una ley para regularlo. En el congreso, los senadores de los Estados productores reciben una llamada y se oponen. Si no lo hicieran nunca serían reelectos, sus campañas dependen del dinero y apoyo local, algo que no conseguirán si autorizan una ley que perjudica el empleo y la ganancia de las empresas de su estado. La ley no pasa o se diluye en legislación menor y comprometida. ¿Es un problema nutricional? ¿De ética gubernamental? ¿De estructura democrática?

funny-conspiracy-theories-6¿Puede satanizarse a los productores de maíz por convertirlo en jarabe de maíz alto en fructuosa o el blindaje de las instituciones que cobijan, subsidian y permiten que el barato endulzante se incluya en miles de productos alimenticios?

Todo esto me recuerda a una taxista que hace unos días discurría sobre política. Afirmaba que el presidente de México es un mago, “porque desapareció a 43 y nadie los encuentra y eso ni David Copperfield”. Una investigación como la de Chicago o Miami podría igual comprobar que muchos mexicanos comparten esta y otras ideas absurdas, convencidos que detrás de la tragedia de Ayotzinapa está otro señor Burns en los Pinos, frotándose las manos, malvado sólo porque sí.

Quizá abrazamos las teorías de conspiración porque es más fácil creerlas que pensar que nuestras estructuras sociales, morales y éticas están fallando y requieren trabajo. Quizá porque encontrar culpables y señalarlos nos permite canalizar la frustración por todo lo que sale mal en nuestras vidas y ponerlo en manos de otro, inalcanzable. Una suerte de equivalente moderno de los dioses de la antigüedad que por capricho disponían de vidas y fortunas.

Es posible que si los culpables son ellos, podamos dormir más tranquilos, con la conciencia limpia y la mirada aviesa en el otro, ese quién sea, que es el verdadero responsable de lo que está mal en el mundo.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 22 de abril del 2015

Ligas de interés

El libro American Conspiracy de Joseph E. Uscinski y Joseph M. Parent

5

262 – La imaginación y el Islam radical

timbuktu-cannes-2014-4

Ayer recordaba Kandahar, la película de 2001 del cineasta iraní Mohsen Makhmalbaf que a pesar de llevar un pretexto dramático como detonador (una mujer que busca colarse de vuelta en Afganistán para detener el suicidio de su hermana), es probablemente un documental disfrazado con un pretexto ficticio: Un retrato brutal sobre los campos de refugiados en la frontera con Irán, la violencia de los talibanes, y al final, una denuncia sobre los alcances del islamismo radical.

kandahar3Se dice que el director atravesó subrepticiamente la frontera para filmar algunas escenas en un país donde hasta entonces no había registros visuales. De la película recuerdo dos escenas. En la primera, Nafas, la protagonista, debe ser atendida por un médico. Bajo las estrictas leyes del Talibán, un hombre no podía mirar directamente a una mujer que no fuera pariente suya, por lo que la consulta se realiza a través de un velo de tela y mediante un intérprete, en este caso, un niño.

–Pregúntale qué comió – dice el médico.

–¿Qué comiste? – dice el niño.

–Dile que acerque su boca al agujero en la tela – dice el médico. Y así lo repite el niño una y otra vez. El intérprete como filtro religioso, moral y hasta lingüístico entre los sexos.

kandahar-6-1Debido a la guerra, muchos de los refugiados se encuentran en estado de invalidez. Han perdido una o las dos piernas, sea por condiciones insalubres, minas, o los estigmas de huir de la guerra en el desierto. En una escena inolvidable, helicópteros de la Cruz Roja se acercan al campo de refugiados y arrojan un cargamento precioso en pequeños paracaídas. Se trata de piernas prostéticas que flotan por el aire hasta un puñado de refugiados, que en una sola pierna, y con la ayuda de muletas, corren por el desierto en medio del polvo que levantan los helicópteros, en una danza surrealista para tratar de atrapar una.

Kandahar me vino a la memoria mientras veía la excepcional Timbuktu. Cinta de Mauritania, nominada en la pasada entrega del Oscar y dirigida por Abderrahmane Sissako. Apenas el tercer largometraje del cineasta nacido en la nación africana en 1961, que pasó su infancia en Mali y estudió cine durante los años ochenta en Moscú. Después fue jurado en el Festival de Cannes, y formó parte del comité seleccionador para ingresar a una de las más importantes escuelas de cine de Francia.

Timbuktu_posterLa película transcurre en la mítica ciudad de Timbuktu, Mali (el sitio más mentado en nuestro país cuando se trata de hablar de un lugar remoto y exótico). La ciudad, sin embargo, es un puñado de casas de adobe, polvo y miseria, que ha sido tomada por un puñado de hombres armados que dan vueltas en  camionetas pick-up Toyota poniendo reglas y ladrando órdenes en nombre de su muy particular Jihad.

Al inicio de la película, los milicianos irrumpen en una mezquita, donde son confrontados por el Imán que estaba por iniciar, con el resto del pueblo, sus oraciones a la Mecca.

–¿Qué hacen aquí, de pie, armados y con zapatos?

– Venimos a hablar de nuestra Jihad.

Timbuktu-1– La Jihad de la que hablamos aquí es la espiritual, y en esa no tienen cabida, ni los zapatos, ni las armas, ni ustedes. Les pido que se retiren – les dice (algo así). Y los hombres se van. Pero Timbuktu está bajo su mando, y pronto se prohibe que las mujeres vayan sin guantes, que se toque música en el pueblo, se fume o se juegue futbol.

Durante la noche los milicianos recorren el pueblo buscando la casa donde se escucha música. Suben y bajan por callejuelas, puentes y escaleras hasta que ubican a los transgresores. Escuchan detrás de la puerta y reportan por teléfono celular:

–Ya encontramos a los que tocan música. Están cantando alabanzas a Allah…¿los arrestamos?

TIMBUKTUNo sólo los invasores han llegado con un puñado de valores extraños y conclusiones extraídas de su propia lectura del Corán, también hablan un idioma distinto que el resto de los habitantes. Sus interacciones, demandas, e imposiciones son ejercidas mediante la intervención de intérpretes.

Más tarde, uno de sus guerreros, decide que quiere casarse con una bella muchacha del pueblo y va a pedir su mano. El soldado habla en inglés, su intérprete, lo traduce al árabe, otro más al idioma local, y así la madre escucha la petición, básicamente demanda, de matrimonio.

Aparentemente, la cinta de Sissako pretende también denunciar las tropelías y contradicciones del Islam radical, ese cuyo paradigma mayor se llama hoy en día ISIS, y que ha ido invadiendo en sus fracciones radicales reductos del norte de África y el medio oriente. La película contrasta la posición ideológica oportunista de los hombres armados, con la sabiduría del Imán, la extravagancia de una hechicera haitiana que ríe, habla el francés criollo del caribe y regala amuletos a los supersticiosos soldados y los lenguajes y rituales de los pastores nómadas, mercaderes y lugareños.

timbuktu_soccerSin embargo, me queda la impresión que detrás de esos hombres armados hay tanto Islam como de ideal revolucionario en la famosa “bola” que recorría el México de inicios del siglo veinte en la famosa novela de Mariano Azuela. Una turba casi anárquica de hombres que por poseer armas y ser muchos, saquean y hacen su voluntad más como una plaga que como una fuerza redentora o moral. En el caso de Timbuktu, aparejados detrás de una retórica religiosa que ni ellos parecen creer, exprimiendo interpretaciones del texto de su Profeta con el pragmatismo de cualquier político actual elucubrando rollo ideológico frente a las cámaras.

Timbuktu también tiene un momento inolvidable; más allá de la violencia, los juicios sumarios y la triste injusticia para los niños y mujeres de esa tierra polvorienta y olvidada. En la escena, dos grupos de muchachos juegan futbol en una cancha de tierra. Ante la prohibición de los soldados, prescinden del balón. Los muchachos driblan, pasan, cabecean y defienden un balón imaginario, que rueda entre el polvo mientras el partido es un ida y vuelta de virtuosismo técnico. Los demás jugadores casi danzan al ritmo de la partida, barriéndose, haciendo un pase afortunado o cambiando de perfil antes de rematar al arco, donde el portero tiene más dificultad de la habitual, y se lanza sabiendo que su portería será vulnerada por la imaginación del equipo atacante. Y frente a ella, no hay defensa o táctica que valga.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 15 de abril del 2015

4

261 – Tres estrenos irresistibles en TV

last-man-earth-intrigante-nouvelle-serie-fox_cover

Desde su estreno, la crítica estadounidense etiquetó The Last Man on Earth como una de las comedias más originales en aparecer en la televisión en años. Si consideramos el formato que suele tener el típico sitcom estadounidense, basta ver un episodio de la serie de Will Forte para coincidir.

El escenario es previsiblemente postapocalíptico, pero una suerte de reverso de premisas como la The Walking Dead. En el mundo que habita Phil Miller, simplemente ya no hay nadie. Los demás seres humanos desaparecieron y lo hicieron limpiamente y sin explicación alguna. Las autopistas están vacías, las ciudades despejadas, las tiendas llenas de mercancía, los escaparates lucen sin polvo o abandono. No hay personas, ni perros, ni gatos, ni drama real, ni rastro alguno de su presencia.

920x920Compare con su serie postapocalíptica favorita y verá de entrada lo increíblemente original y divertida que es la propuesta. Phil (Forte) recorre el país entero en su camper buscando a alguien más, y va recogiendo recuerdos (la alfombra de la Casa Blanca, las pinturas del Art Institute de Chicago, bustos del Salón de la Fama de la NFL, etc.) y dejando mensajes y pintas para que lo busquen en Tucson, Arizona. Hasta ahí alcanza la broma: tiene todo el hemisferio para elegir dónde vivir, y elige Tucson!

El humor es extraño, camp, absurdo y por momentos ñoño, pero empieza a cobrar eficacia conforme van apareciendo otros “sobrevivientes” (eso de que era el último, también es relativo). Al final, hay que agradecer a la Fox por apostar por un concepto innovador.

10712897_608485799260921_1697448029814420282_n

Después de House of cards y antes de sumergirse en el universo Marvel con Daredevil, Netflix nos entregó en marzo Bloodline, un drama policíaco, o thriller familiar, o melodrama tropical. La historia transcurre en una de las pequeñas islas de los cayos de Florida, donde la familia Rayburn regenta un hotelito boutique para huéspedes adinerados.

La familia se reunirá para homenajear a sus padres (Sissy Spacek y Sam Shepard), y todos temen (o añoran) la presencia de Danny (Ben Mendelsohn), primogénito y oveja negra, quien tiene diferencias marcadas con el padre y lleva una vida al margen de la ley. Todo se complica porque su hermano John (Kyle Chandler) es el sheriff de la isla; su hermana Meg (Linda Cardellini) la abogada de la familia y su hermano Kevin (Norbert Leo Butz) finge tener la familia perfecta cuando todo se derrumba a su alrededor.

150209-news-bloodline-netflixLa serie lleva en el equipo creador el pedigrí de Ed Bianchi (quien ha transitado por The Wire, Deadwood, Brotherhood, Magic City, The Killing y Boardwalk Empire…nada más). Cada episodio  se toma su tiempo para presentar la psicología de miembro de la familia con breves adelantos a un futuro cercano donde la violencia y la tragedia se han desatado.

En el calendario de Netflix pudiera parecer un lanzamiento menor, pero esta “línea de sangre” es todo menos mediocre. Su estilo pulido, actuaciones de primera y atmósfera agobiante van envolviéndonos hasta que estamos completamente inmersos entre los Rayburn, sus mezquindades, traiciones y aparente amor filial.

American-Crime-ABC

Mientras la programación semanal de la TV estadounidense es invadida por franquicias de superhéroes, zombies, misterios semanales y comandos antiterroristas, da gusto toparse con un drama policíaco tan serio, duro y perturbador como American Crime. Creada por John Ridley, productor y guionista oscareado de 12 años de esclavitud, la serie busca capturar el mosaico completo que rodea el asesinato y violencia sexual contra una aparente pareja modelo en una ciudad del mediooeste. No esperemos una solución limpia con nudos atados a lo Law & Order. Detrás de este crimen, hay una familia chicana honesta, un matón huido de un cartel mexicano, una pareja interracial de yonquis, dos familias deshechas por sus propios dramas,… y la política local.

American Crime-1El elenco es de primera, y la producción no parece de una cadena de TV abierta. Ni en el estilo visual, absolutamente cinematográfico, ni en la complejidad moral y ética. Vamos, hasta en el lenguaje. En lo que es un gran acierto, los personajes maldicen, pero la pista de audio salta las palabras, dejándonos percibir, por lo menos por contexto, que estas personas hablan como la gente y no con ese lenguaje de alusiones y evasivas que suele tener la televisión.

No hay nada políticamente correcto en American Crime. Hay una mirada, desencantada y cruda, a lo que parece un crimen real y a todos los factores familiares, sociales, económicos y hasta religiosos que embarran cada uno de sus aspectos. Desde el crimen mismo hasta su investigación y la búsqueda de justicia para las familias y los aparentemente involucrados. Es un trago amargo, certero y de gran televisión. Si tiene suerte atrapará a los espectadores que busquen algo más que evasión en la pantalla, y ABC le dará tiempo a madurar una audiencia.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 8 de abril del 2015

24

260 – Lecturas para las vacaciones (y el resto del año)

PETERSTAMM

Aunque en nuestro país no tenemos en el chip aquello que los gringos llaman catch up with my reading, sirvan los días vacacionales próximos para ponerse un poco al día con la lectura. No me refiero a lo que algunos llaman lectura y que constituye un batiburillo de correos electrónicos, posts de Facebook, memes presidenciales o redefiniciones del universo en 140 caracteres.

Sirvan pues estas recomendaciones, para todos aquellos que quieran buena literatura para estos días o para aquellos que se sientan tentados a levantar un ejemplar tardío de las cincuenta sombras de grey del revistero del súper con la esperanza de matar el tiempo y volver los días un tanto más calurosos.

Nota oportuna para los lectores que no se enteraron del Nobel a Alice Munro o que se sienten estafados cuando reciben un “libro de cuentos” pensando que la palabra “cuento” remite a veladas de infancia con Caperucita roja, frijoles mágicos, ogros y demás.

El género breve es uno de los placeres lectores más exquisitos, particularmente en estos tiempos en que algunos libros se valoran por kilo y las páginas de paja están dispuestas a engrosar cualquier volumen novelesco, sin pudor o editor con tijeras y respeto por el lector.

amalgamaUna de las pocas editoriales mexicanas que apuestan por la publicación de relatos es Cal y Arena. A sus colecciones temáticas casi siempre memorables (viene a la mente Mudanzas recopilada por Delia Juárez), se suman libros de sus autores frecuentes. A diferencia de otros sellos donde al autor que presenta un libro de cuentos no le devuelven ni las llamadas, en Cal y Arena estos libros se publican indistintamente de las novelas. Con esto me refiero a que ni siquiera se intenta esa patraña de anotar en la contraportada que todos los relatos en realidad conforman una novela experimental de vanguardia, como suelen hacer las editoriales que se avergüenzan del género breve.

La primera recomendación es Amalgama. El más reciente volumen del nonagenario escritor y tesoro nacional del Brasil, Rubem Fonseca. Fonseca revolucionó la novela negra y es una de las plumas más influyentes de su país y la región. Autor de Grandes emociones y pensamientos imperfectos, Agosto, Pasado Negro, El seminarista y la serie sobre el abogado Mandrake que tuvo afortunada presencia en HBO-LA, su más reciente libro es una colección de escritos breves: cuentos, ejercicios de minificción, poemas, un par de reflexiones, ensayitos o artículos. Un libro mixto que colecciona obsesiones, y supone una lectura deliciosa para almas valientes que no temen desacralizar las fechas con la irreverencia, afilada violencia y humor del brasileño.

Rubem-FonsecaSon textos que recuerdan ese libro prohibido por la dictadura carioca, Feliz año nuevo, por su tono irredento de dar voz a las almas perdidas de la favela, a esos miles de casos que el autor conoció en su faceta como policía y posteriormente como abogado. Flota en muchos de ellos, un personaje habitual: José, huérfano criado por una tía, amante de los perros, lisiado, con relaciones conflictivas con las mujeres, especie de alter ego que recuerda al Chinaski de Bukowski.

Si ya conoces a Fonseca, puedes esperar encontrarte con los personajes habituales: asesinos, desarrapados, gígolos, enanos, gente de carnaval, millonarios con secretos inconfesables, y dosis alternadas de crueldad, sexo y humor.

A-espaldas-del-lago-Peter-Stamm_cubierta1La segunda recomendación es A espaldas del lago de Peter Stamm (Acantilado), la más reciente colección de relatos del mayor autor suizo vivo. Diez textos que transcurren en la región de Seerücken, una aparentemente idílica locación vacacional de bosques, montañas y lagos, cercana al sitio donde nació Stamm.

Incansable viajero, el suizo es uno de los mejores exploradores de la psique y las emociones humanas. La suya es una mirada que con asombro y humor acompaña a personajes solitarios que buscan, necesitan y no siempre pueden, conectar con los demás. Su prosa depurada e igualmente accesible es tan divertida como compasiva con esos seres a veces abrumados por la soledad o la sensación de pérdida.

Destaca “Los veraneantes” donde un escritor busca refugio en un balneario montañés para terminar un trabajo importante. El lugar es casi inaccesible, es manejado por una mujer adusta y poco hospitalaria. Pero el hombre ya está ahí, y decide sacar el mejor partido posible de la estancia, aunque poco a poco, la atmósfera abandonada y solitaria empieza a permear su estado de ánimo.

El matrimonio de “El curso normal de las cosas” sólo busca unos días de vacaciones en paz, y pronto la ve interrumpida cuando en la cabaña de al lado se hospeda una familia de alemanes con niños ruidosos. A la rabia y frustración de ver su remanso interrumpido, la sigue la observación de los recién llegados y con ella el cuestionamiento de las propias creencias, valores del propio matrimonio: “Él jamás había lamentado no haber tenido hijos, pero a veces echaba de menos no haber tenido siquiera ese deseo”. Los relatos de Stamm son piezas a veces devastadoras, a las que no les sobra o falta nada.

el-idioma-maternoLa tercera recomendación es El idioma materno de Fabio Morábito (Sexto Piso). Un libro que incluye casi un centenar de textos breves que igualmente exploran con lucidez y sentido del humor delicioso, su vocación como escritor, lecturas, y anécdotas reales o inventadas. Desde el profundo desengaño que le produce el concepto del “coctel de bienvenida” que ofrecen los paquetes vacacionales, hasta errores y dilemas de traducción, experimentos educativos insólitos, visitas breves a Odiseo y al departamento de Gregor Samsa, y a las citas de iniciación romántica de una pareja.

Es un libro perfecto para lecturas intensas y ocasionales, para empezar por cualquier sitio, retomar en otro, para la relectura y también para leer en voz alta a los demás (dispuestos o no). Detrás del libro está una mirada cómplice, asombrada y devota hacia el lenguaje. Resulta imposible leerlo sin sentir una cercanía vital con su autor. Morábito nos ha dejado echar una mirada amistosa y cómplice, detrás del escenario, ahí donde el mago prepara sus trucos, los actores ensayan sus últimas líneas, y los tramoyistas almuerzan compartiendo chistes y anécdotas cotidianas.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 1º de abril del 2015

9

259 – El asesino y el documental

Durst_HBO

Al timón estaba Andrew Jarecki, director de Capturando a los Friedman, una historia inquietante y perturbadora que siguió la investigación de un maestro particular de cómputo acusado de abuso sexual y el nido de serpientes que eso destapó en su familia y la comunidad. Jarecki contó con acceso sin precedentes a la casa de los Friedman, incluyendo videos familiares, y consigue poner en entredicho tanto la cacería de brujas celebrada por la justicia local, como la propia culpabilidad del maestro y su hijo. Un tema torcido y difícil, tratado con tacto y humanidad, que le valió a Jarecki una nominación al Oscar de mejor documental en 2003.

The_Jinx_(miniseries)_POSTERSu nuevo proyecto era una miniserie producida y transmitida por HBO llamada The Jinx: The life and deaths of Robert Durst (Traducción: La maldición: La vida y muertes de Robert Durst). Jarecki ya había dirigido la película All Good Things (Crimen en familia) con Ryan Goslingy Kirsten Dunst, inspirada en la vida de Durst, un magnate de los bienes raíces de Nueva York vinculado con una serie de homicidios que culminó con la desaparición de su esposa.

El interés de Jarecki no terminó con la película y decidió desarrollar una miniserie documental junto a HBO que investigara la desaparición de Kathie, esposa de Durst, en 1982; el asesinato estilo ejecución de su amiga Susan Berman en el 2000 y un año después el brutal asesinato de su vecino, Morris Black. El documental se construyó utilizando noticias, imágenes de cámaras de seguridad, evidencias policíacas, entrevistas de archivos e imágenes nuevas rodadas por Jarecki, incluyendo entrevistas actuales, recreaciones visuales, y una exploración un tanto meta de la propia filmación y la vinculación de Jarecki con Durst. El centro de la miniserie lo constituyó la versión del propio Durst. A este le gustó Crimen en familia y llamó a Jarecki después del estreno para ofrecerle una entrevista que fue incorporada a la miniserie.

La transmisión de la serie empezó en febrero del 2015 y concluyó la semana pasada. Un día antes del final de la serie, Durst fue arrestado en Nueva Orleans por el FBI como parte de la investigación por el asesinato de Susan Berman gracias a evidencia presentada por la propia miniserie. Cuando arrestaron a Durst, encontraron en su poder un revolver calibre 38, una cantidad grande de efectivo y una máscara de goma.

El final de la serie incluía algo que ninguna agencia de justicia de los EU había conseguido en tres décadas: durante la entrevista, Jarecki logró que Durst confesara los crímenes.Durst_Segar_Reuters

En las últimas escenas del último episodio (y en este caso lamento el inevitable spoiler), Jarecki confrontó a Durst con evidencia aparentemente indisputable de su culpabilidad. Durst interrumpió la entrevista y entró a un baño, todavía llevaba el micrófono de la entrevista conectado. En el baño, solo, de pronto dijo en voz alta: “Ahí está. Te cacharon…¿Qué diablos hice? Matarlos a todos, por supuesto”.

Para añadir a la polémica, el arresto de Durst se dio un día antes de la transmisión del programa final, mientras el magnate pretendía huir a Cuba, donde, a pesar de la renovada relación con EU no hay extradiciones.Tal parecería que Jarecki y su equipo merecen una medalla por su servicio público.

En lugar de ello Jarecki y su socio, el productor Marc Smerling, están bajo la lupa de un escrutinio similar al que sufrió Durst, y es que la versión difundida por The Jinx no cuadra del todo. Particularmente en un aspecto primordial: ¿Cuándo se dio esa segunda entrevista? ¿Cuándo se grabó el audio en el baño? ¿Cuándo fue compartido por Jarecki con la policía?

The+Jinx+New+York+Premire+TRTGMxRtLhelAmbos socios cancelaron entrevistas y giras promocionales aduciendo que serían llamados como testigos en el juicio de Durst, un pretexto que suena forzado dado que hasta ese entonces llevaban una campaña un tanto agresiva de apariciones mediáticas.

En una entrevista con el NYT, Jarecki afirmó que habían pasado dos años después de la entrevista, cuando el audio del baño fue descubierto. Directa contradicción con la línea narrativa del documental, donde el director narra que en un arresto previo, Durst pidió imágenes a Jarecki para limpiar su nombre, y entonces aceptó una segunda entrevista donde se graba el mencionado audio.

Pero ese arresto se dio dos años atrás, y los tiempos no cuadran entre lo declarado por el documental, Durst, y los creadores. Para complicar más las cosas, el propio Jarecki dijo en otra entrevista a CBS que había encontrado el audio meses después de la entrevista (no dos años, como explicó después al New York Times).

La polémica radica en que buena parte del documental se dedica a cuestionar las explicaciones y coartadas de Durst para los crímenes, incluyendo inconsistencias y contradicciones en algunos de sus testimonios. La narrativa del documental crea una atmósfera de suspenso previa a la revelación final que bien puede ser uno de los momentos más insólitos y poderosos de la televisión estadounidense en su historia.

El cuestionamiento principal es si existe conexión entre la fecha del arresto y la exhibición del episodio final del documental, si hubo ahí un acuerdo perverso para elevar los ratings, si todo el tiempo transcurrido entre la grabación de la confesión de Durst y su transmisión al aire, el FBI estuvo al tanto. La agencia federal afirma que se realizó el arresto ese día porque Durst, errático y desquiciado, estaba a punto de huir del país. El equipo de Jarecki había elevado su seguridad personal temiendo algún ataque. Y en un suceso que ha atraído más atención y cuestionamiento mediático de la esperada, es ahora Jarecki, quien ha empezado a evadir las preguntas sobre cuándo realizó esa entrevista y exactamente cómo se dieron los tiempos.

Todo el asunto recuerda la famosa paradoja de Hardy y, que aunque aplicada directamente a la física cuántica, como el efecto del observador se da en la ciencia, no deja de tener relevancia en el contexto del caso Durst/Jarecki: “Si bien no es posible sacar conclusiones sobre sucesos pasados que no se observaron directamente, es claro que el acto mismo de observar afecta la realidad que se intenta descubrir”.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 25 de marzo del 2015

9

258 – Degustación cultural

TelevisaFOROtv

Durante sus primeros años de existencia, Final de Partida dedicó media hora diaria a hablar sobre cultura en el más amplio sentido de la palabra. Su media hora nocturna en FOROtv podía estar dedicada a un poeta clásico, un arquitecto alemán, equipo de futbol, exposición de caricaturas, el diseño de corbatas o un chef devoto a los licuados o al chocolate artesanal.

El programa típico iniciaba con una cápsula de un par de minutos, realizada por Mario Villanueva, donde se hacía una introducción general al tema del día. Después, alguno de los conductores (Nicolás Alvarado o Julio Patán) hacía su propia introducción específica: dos o tres minutos bien estudiados y preparados, a veces inteligentemente matizados por una opinión polémica, para despegar la discusión.

Después de un breve intercambio entre los conductores, se anunciaba la pregunta twitter de la noche, y se leían algunas respuestas, mientras el invitado aprovechaba el close-up de la pantalla para colarse imperceptiblemente (casi siempre) al set. El resto del programa lo constituía usualmente una estimulante conversación con el invitado, fuera este un experto en el tema, un creador, curador de museo, político, y/o un amigo o familiar de los conductores. Algunos invitados repetían con cierta frecuencia: el entrañable Gustavo García, Tere Vale, Pedro Aguirre, Oscar Uriel, el gran Moisés Palacios, Ivan Nieblas, Alejandro Hernández, Aurora Cano o el delirante experto en jazz Eugenio Elías; por mencionar unos cuantos de una larga lista.

cq5dam.thumbnail.624.351El programa, que alguna vez llamé “los treinta minutos más necesarios de la televisión mexicana”, conseguía balancear la conversación con un clavado a veces profundo, a veces trivial, a temas culturales de toda índole, desde Los Smiths hasta Topo Giggio, pasando por el Bauhaus o su odiado Harry Potter. Las filias y fobias de los conductores aportando el contraste sabroso en una discusión que las más de las veces solía ser inteligente y estimulante.

Una de sus mayores cualidades, que sin importar si el espectador fuera experto, aficionado o neófito en el tema del día, el tratamiento solía despertar interés o curiosidad. Gracias a Final de Partida descubrí músicos, autores o películas que ahora considero indispensables.

Este año alguien decidió que el formato anterior necesitaba cambiarse. Que en lugar de dedicar programas enteros a temas e invitados específicos, sería más estimulante (o pertinente) dedicar la primera mitad a discurrir sobre otros temas, que a lo mejor, sin merecer la atención de un programa entero, podían complementar la discusión o resultar pertinentes.

cq5dam.thumbnail.624.351-1Así, en el nuevo formato, cada conductor suele abordar algún tema marginal: Una exhibición a la que se asistió, una recomendación cinematográfica, una reflexión provocada por el tránsito urbano, etcétera. Después se anuncia la pregunta Twitter y se pone la cápsula de Villanueva y se manda a la pausa intermedia de comerciales. Al volver, se leen algunas respuestas y se inicia la conversación con el invitado. Cuando el tema empieza a discutirse en serio o ponerse interesante, el programa ya terminó.

No hay de sí nada malo en cambiar, en intentar nuevos formatos o en buscar sumarse a la inmediatez y atención miscelánea de los tiempos actuales, pero en el caso de Final de partida es una verdadera lástima. No porque los pequeños temas sean poco interesantes o relevantes, o porque no sean presentados correctamente, Patán y Alvarado son profesionales y pueden discurrir sobre prácticamente cualquier cosa; sino porque el segundo segmento, el tema del día, el invitado y su conversación, queda con poco más de diez minutos que son a todas luces insuficientes para abordar, explicar o explorar cualquier tema más allá de lo superficial.

Vamos, los veinte minutos previos apenas ahondaban un poco, y a veces invitaban a que el espectador por su parte, leyera, escuchara o buscara más información. Hay que decir que no todos los temas (o invitados) sacaban provecho de los veinte minutos, pero sí la mayoría.

En el nuevo formato, el programa se convirtió en una degustación mínima de temas que acaso se vuelve más efímera y trivial. El cambio no es tan grave como para perder espectadores (esperemos), pero aún así me siento obligado a invitar a los responsables a reconsiderar una alternativa mixta. Dejando algunos días el formato corto y otros el largo, dependiendo quizá, de las posibilidades del tema o el invitado en turno.

PS. ¿Qué tiene uno que hacer para que Sky active el canal FOROtv en HD? Ni siquiera porque es de su propia empresa…

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista Arte Ideas y Gente del miércoles 18 de marzo del 2015