154 – Que alguien me explique

Ley AmparoA ver, que alguien me explique. Ya no es posible entender qué está pasando recurriendo a los medios (si alguna vez lo fue). Hace unos días se hablaba de la reforma a la vetusta Ley de Amparo. Los expertos nos indicaban que era el fin de empresas escudadas en salvaguardar sus “derechos constitucionales” con tal de no adoptar medidas impuestas por el gobierno. También indicaban que la gran ventaja de la nueva ley será que el amparo conseguido por fulanito, ya no sólo lo beneficiaría a él, sino también a todos los que tuvieran situación jurídica similar.

Unos pocos escépticos señalaban que la nueva ley dejaría indefensas a las empresas frente al gobierno, particularmente a los medios de telecomunicación, lo cuál sería escenario propicio para esos ejercicios que antaño conocíamos como “periodismo responsable” y que no es otra cosa más que “periodismo prudente”, o sea: no hay que patear el nido de avispas.

Niño VerdeEntonces resulta que el niño verde es detenido por haberse echado una de más para el estribo, y llevado al famoso Torito, uno de los centros de reciclaje urbano más conocidos de la capital. Su recurso para salir en veloces seis horas fue precisamente el amparo. Un aplauso a sus abogados, que lograron argumentar que los “derechos constitucionales” del líder de la familia ecologista (por llamarlo de algún modo), habían sido violados o puestos en entredicho. El mejor argumento lo ofreció el propio niño: Tenía hambre y frío y ya quería irse a su casa. A ver si entiendo: si la nueva ley estuviera vigente, todos los borrachines con frío, hambre y ganas de irse a su casa, podrían recurrir al amparo del niño (si se lo conceden, claro).

Algunos le piden su renuncia, como si eso fuera a suceder algún día en México, donde los funcionarios no renuncian a su salario y prestaciones ni por error, vergüenza, ya no decir incapacidad (y no me refiero a la salud o al embarazo). Los que piden su renuncia pudieron inspirarse por la que presentó el Papa, con todo y su aviso de dos semanas: Si el mismísimo e infalible cabeza de la iglesia se atreve a romper una tradición de siglos de jerarquía geriátrica, por qué no se iba a despertar el niño verde con la cruda moral, y animarse.

Grupos AutodefensaNo acaba el gobierno de indicar que lo que importa es la prevención y no el ataque frontal a la violencia, cuando un puñado de comunidades de Guerrero continúa llevando la propuesta de los gendarmes del actual presidente a su propia versión delirante (pero comunitaria): la autodefensa.

Es como ver la historia al revés: La civilización y las leyes, a las que se llegaron después de años de guerras, negociación, y dictadura perfecta (el término es del Nobel peruano, no mío); dieron un salto atrás. Ahora la comunidad se reúne y se pone de acuerdo para pasar por las armas a quiénes la ofenden. Lo cuál tiene mucho sentido unos días después de que se enfatizara que la decisión de la Suprema Corte sobre Florence Cassez sería el parteaguas judicial para que se respetara el debido proceso a los mexicanos (incluyendo eso que nunca nos entrará en la cabeza y que se llama presunción de inocencia).

Murder in South AfricaEn Sudáfrica se sigue con pasión el juicio por asesinato de uno de sus más célebres atletas paralímpicos, quién despacho a su mujer mientras se refugiaba en el baño después de un incidente de aparente violencia doméstica. El sujeto dice que la confundió con un ladrón. No hay mejor ejemplo para ilustrar la indefensión creativa en los países donde no se puede recurrir a un buen y sólido amparo.

Lo anterior se da después de unas semanas de traspiés mediáticos. El más célebre periódico del mundo (New York Times) publica una nota sobre el Departamento de Estado estadounidense, el gobierno mexicano y la elección del Secretario de la Defensa; que recibe eco inmediato en primera plana de varios diarios capitalinos, y entonces resulta que a lo mejor la información fue falsa.

Hugo Chavez fake picture in El PaisUn poco como la fotografía que El País publicó hace unas semanas del presidente Chavez, que resultó ser la foto de alguien más (seguramente subida a Facebook y etiquetada como Hugo Chavez, lo que naturalmente confundió al periódico español).

Ya no digamos las disculpas y mea culpas de The Guardian al hacer las paces con Televisa. Su artículo “Los archivos de Televisa, cómo sabemos que son genuinos” convertido en: Ups, lo sentimos, creíamos que era verdad y de interés, pero no es cierto, y Televisa no es parcial, ni actúo mal, la regamos, etc. Quizá es hora de que muchos periódicos incluyan la leyenda en sus ediciones: “Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia”.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 20 de febrero del 2013

13 Replies to “154 – Que alguien me explique”

Comments are closed.