292 – La solidaridad ajena

2.+ParisHay un viejo adagio que dice que los momentos difíciles hacen salir lo mejor y lo peor de nosotros. Los atentados terroristas en París el pasado viernes son un ejemplo claro.

En Francia, la gente abrió la puerta de sus casas a víctimas desplazadas. Los taxistas trabajaron horas extra gratis. En un pasillo de evacuados del estadio de futbol la gente entonó espontáneamente La Marsellesa. Hubo pánico, por supuesto, pero la primera reacción local fue civilizada y solidaria. Charlie Hebdo saca en su portada “Ellos tienen las armas. Que se jodan. Nosotros tenemos la champaña”.

Los gobiernos llevan su propia agenda. El gobierno francés mostró perplejidad y después ira. Horas después de que el Estado Islámico (ISIS) reivindicara los atentados, envió aviones a bombardear buscando venganza.

Arizona Cardinals v Seattle SeahawksEn EU hubo muestras solidarias del gobierno federal y otras instituciones. En los partidos de la NFL se enarbolaron banderas francesas, celebraron instantes de silencio y oración. Los gobiernos locales, por su parte, aprovecharon para rechazar la llegada de refugiados Sirios convenida por Obama. El odio y rechazo por los musulmanes volvió a encenderse en algunas ciudades y el país entró en estado de alerta cuando ISIS declaró que “ellos seguían”.

Sumándose a la larga lista de mensajes, el gobierno mexicano envió su pésame a los franceses y condena a los atentados. En todo el mundo, como muestra solidaria se iluminaron monumentos y páginas web con los colores de la libertad, igualdad y fraternidad francesa.

Facebook pretendió hacer lo mismo, ofreciendo a sus usuarios la opción de colorear provisionalmente la foto de su perfil con el tricolor francés. La pequeña aplicación permitía establecer la duración de la imagen. Mensajes solidarios acompañaban memes apesadumbrados similares a los que se copiaban y reenviaban cuando los atentados a Charlie Hebdo.

bigPoco después hizo su aparición lo peor. Empezó con ataques virulentos contra el gobierno mexicano por dar el pésame a los franceses y condenar el terrorismo. Recordaban Ayotzinapa o los muertos en los enfrentamientos contra el crimen organizado; su mensaje real: no puedes ser solidario si tienes cuentas pendientes en casa.

Los usuarios que habíamos enarbolado temporalmente la bandera francesa, recibimos también aportaciones: ¿Por qué solidarizarse con Francia si hay muchas tragedias y muertes en el mundo? Allá fueron 120 acá faltan 43. ¿Qué pasa con los muertos de Beirut, por qué no traes su bandera? ¿Por qué lamentar a los franceses si en Chiapas mataron estas niñas (incluye fotos explícitas)? ¿Hay muertos de primera y segunda? ¿Dónde está la bandera de la paz mundial? Es la única que pondría en mi perfil yo no acepto nacionalismos.

151117-charlie-hedbo-jpo-551a_d496b49f6a3a958551cc6ac25f0cba8f.nbcnews-ux-2880-1000Una pasmosa mezquindad que asume que solidaridad sólo hay una y tenemos tan poquita que no conviene gastarla con los franceses cuando hay otros problemas igualmente importantes y dolorosos. Mensajes agresivos enmascarados como rechazo al gobierno, las redes sociales o a la cultura mediática occidental. Mensajes dirigidos al otro, al solidario que dijo Je suis Paris, porque le dolió la muerte de 120 personas que se estaban divirtiendo en cafés, viendo futbol o escuchando música.

Por momentos me recordó Charlie Hebdo, cuando no era conveniente solidarizarse porque ellos se lo buscaron. O a 9/11 cuando “los imperialistas estadounidenses encontraron su merecido por andarse metiendo en todo el mundo” como me dijo alguien que presumía ser humanista. Todos los argumentos escritos con pasión, indignación, casi furia por las verdaderas causas nobles para la humanidad.

Si atacaron a los franceses, hay que enarbolar la causa de los sirios (pero no los refugiados, sino los que se quedaron ahí). Si hay expresión de dolor por ellos, indignación porque primero deben estar los muertos de México y sus tragedias cotidianas. No importa si hace un año muchos franceses (y de otros países) se manifestaban con el Je suis Ayotzinapa. Como sucede con los gobernadores de EU, siempre hay un pretexto para culpar a la víctima y no ser solidarios. Para no quitar la mirada del ombligo propio, para decir: no tengo nada para ti, estoy ocupado en tener miedo y pensar en lo jodido que está todo, ¿Qué no te das cuenta?.

2857Señores: La solidaridad con unos no excluye la solidaridad con otros. No lo hace cuando le damos el pésame a un amigo y no a todos los fallecidos ese día en el mundo entero. No hay muertos de primera, segunda, tercera y cuarta. Por supuesto que la cultura de occidente comparte nexos en común con los países que la conforman, pero el que hoy se exprese solidaridad con Francia, no implica que los muertos en Líbano, Siria o en otros países la merezcan menos o sean menos importantes.

De acuerdo al bloguero Èric Lluent: poner la bandera en tu perfil significa “apoyar una visión del mundo en la que sólo preocupan las muertes de ciudadanos occidentales y se construye una fortaleza europea de súbditos aterrorizados.” Para los que reenvían su blog a manera de excusa, afrentados por las banderas de los demás, Facebook debería tener un catálogo de banderitas y causas políticamente correctas para que cada quien refrendara bando y alianza. Se les escapa que varias Apps en Facebook hacen justamente eso, y que en una situación como esta, sería aún más divisorio.

Screen Shot 2015-11-17 at 8.13.27 p.m.La solidaridad no es excluyente.

El abrazo a unas víctimas no indica que el resto del mundo no te importe.

El expresar que te duele que mataran a 120 personas a título de una guerra religiosa fanática, no te hace mala persona… Al contrario, contemplar al otro y darle una palmada en la espalda cuando más lo necesita te vuelve más humano. El que lo hagan muchos o lo hagamos todos es lo único que puede crear movimientos globales que pueden aspirar a cambiar algo.

Ser solidario es generoso, sensible y para aquellos a quienes les preocupa…también es gratis.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 18 de noviembre del 2015

Ligas de interés

¿Ignoraron los medios los bombazos en Beirut,O los lectores? – Max Fisher para Vox (en inglés)

Por que la humanidad francesa sobrevivirá la brutalidad de ISIS – Stephen Marche para Esquire (en inglés)

John Oliver sobre los ataques en París “Fuck them”.

El teatro del terror – de Yuval Noah Harari para Letras Libres

Primeros apuntes sobre los atentados de París en noviembre – de Mauricio Meschoulam para El Universal

4 Replies to “292 – La solidaridad ajena”

Comments are closed.