289 – Primeras impresiones

El otoño es la temporada en que los árboles televisivos florecen. Las cadenas estadounidenses estrenan sus nuevas apuestas con la esperanza de que sobrevivan la temporada y (con suerte) se conviertan en el nuevo éxito que se robe el mayor segmento de ratings. Más de un treinta por ciento de los lanzamientos se quedarán en el camino.

Arriba las manos

Blindspot (NBC/WarnerChannel) – En medio de Times Square aparece abandonada una maleta. Minutos después el área ha sido acordonada por el FBI. El técnico de la escuadra de explosivos se acerca tembloroso. El cierre de la maleta se abre lentamente y, oh sorpresa, ante los ojos atónitos del mundo entero, surge una mujer completamente desnuda. Bueno…casi. Una mujer desnuda… completamente cubierta de tatuajes. La mujer no sabe quién es, de hecho no recuerda absolutamente nada. En un ejercicio de inteligencia quasi erótico, su cuerpo es escaneado por el FBI en busca de una explicación para los tatuajes (sirve que el FBI neoyorkino no tenía mucho que hacer esa tarde). En ellos aparece información inquietante, incluido el nombre de uno de sus agentes más renombrados. Para no hacer la historia larga, los tatuajes, como aquellos de Prison Break o Memento, tienen la clave de muchos misterios, incluida la manera de detener ataques terroristas inminentes. Pronto resulta que la chica amnésica tiene habilidades insólitas, como hablar chino, combatir con artes marciales y disparar con precisión clínica. Si hacemos a un lado la premisa forzada (lo cual es difícil porque esta serie se sostiene por completo en ella), el pretexto puede dar para arrancar la serie. Los protagonistas son caras fresca, el argumento parece sacado del cajón de los guiones reciclados.

FBI Top ModelQuantico (ABC) – Recuperando la estructura y fórmula de How to get away with murder, y tratando de caminar el mismo terreno que Homeland, Blindspot (y hasta Scorpion). Quantico inicia después de que en NY se detonó una bomba en un atentado terrorista épico. En medio de los despojos de la explosión está Alex Parrish, una agente del FBI (Priyanka Chopra) que no recuerda cómo llegó ahí por lo que se vuelve la sospechosa número uno del atentado. Volvamos semanas atrás en la trama (un recurso cada vez más usado en la TV estadounidense): Parrish entra a capacitación con una nueva generación de agentes al FBI. Entre ellos hay un traidor y ese traidor estará detrás de la futura explosión. El grupo, más que una generación de agentes parece el cast de Quantico Next Top Model, salvo que en lugar de Tyra Banks está Miranda Banks (Aunjanue Ellis) supervisando las clases. Los agentes deben superar el reto del día (en su entrenamiento) y llenarnos de gestos sospechosos y pistas falsas respecto a lo que pasa en el presente (¿futuro?). No importa demasiado. La serie es entretenida, tiene buen ritmo y funciona mucho mejor que Blindspot. ¿Qué tanto podrá sostener la estructura de vueltas de tuerca y sorpresas veladas semanales? ¿Cuántas series de agentes del FBI deteniendo actos terroristas puede ver el ser humano contemporáneo en su tiempo libre?

El insufribleThe Grinder (Fox) – Un abogado súperestrella de la serie de TV “Grinder” (pensemos en un Perry Mason de la actualidad, porque ninguna serie de los últimos veinte años tiene un abogado así), se toma un descanso después del final de su serie. El tipo es un sangrón insoportable encarnado por Rob Lowe, que decide quedarse en su pueblo natal y “ayudar” a su hermano Stewart (Fred Savage, cuyo carisma nunca superó la pubertad y su carrera, Los años maravillosos). Stewart es un abogado de poca monta, con muchos problemas para expresarse en la corte, y una familia de abogados que no parece tener problema en que el hermano famoso se haga pasar por uno y le lleve el juicio. El humor es marginal, realmente en el límite de lo tolerable para el espectador más benévolo. Detrás de su premisa está la idea de que la fama lo es todo y que las cortes estadounidenses son escenarios donde el teatro vale más que las leyes (o algo así). Horrible.

Explota primero pregunta despuésThe Player (NBC) – Alex Kane (Philip Winchester), un ex agente de inteligencia que hace consultoría antiterrorista para visitantes extranjeros, se ve envuelto en una conspiración cuando su ex mujer (a la que aún amaba) es asesinada frente a sus ojos. Pronto es reclutado por Mr. Johnson (Wesley Snipes), quien lleva una especie de casino virtual en el que magnates apuestan si se cometerán o no crímenes terribles. Kane es el jugador que debe detenerlos (porque es un gran tipo que no quiere que salga más gente lastimada, y porque quiere vengar a su mujer). Suena forzado, inverosímil y provocativo al mismo tiempo. El productor es el responsable de The Blacklist, por lo que su acercamiento es acumular escenas de acción espectaculares y conspiraciones descabelladas como fórmula probada; a pesar de que Kane no tiene ni un ápice del carisma de James Spader. Aún así, la serie sostiene un ritmo frenético que evita que el espectador se cuestione demasiado las cosas y tenga un buen rato de entretenimiento vacío.

Imposible saber cuál de ellas sobrevivirá el año. Si tuviera que apostar basado en las primeras impresiones, lo haría por Quantico.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 28 de octubre del 2015

5 Replies to “289 – Primeras impresiones”

Comments are closed.