270 – 8 Lecciones democráticas

El candidato independiente, Pedro Kumamoto, inicia su camapaña por el Distrito 10 a las afueras del Congreso del Estado.  Foto: Alejandra Leyva
Pedro Kumamoto Foto: Alejandra Leyva

La del domingo puede ser una elección intermedia, esas que para algunos no representa mayor importancia que determinar si existe voto de castigo para el partido gobernante o refrendo del status quo. Aunque aún no están todos contabilizados y la lista de triunfos y fracasos se limita a los conteos rápidos y la suma del programa de resultados preliminares (PREP) que no constituye el “resultado oficial”. Es posible de ahí sacar algunas conclusiones.

El Bronco1. Los candidatos independientes llegaron para quedarse. Es la primera elección en que la partidocracia mexicana decide abrir una rendija a la figura del candidato independiente. Esa que sin contar con estructura partidista y respaldo económico del erario puramente simbólico, busca representar a aquellos de alguna manera cansados de las propuestas de los partidos. El resultado es alentador. Un gobernador en uno de los estados más importantes del país en términos económicos (El Bronco). Un diputado federal con genealogía democrática y simbólica (Clouthier). Un diputado local que hizo campaña alternativa con tres pesos y mucha inteligencia (Kumamoto). La existencia y triunfo de candidatos independientes es característica indispensable de una democracia madura, una que no necesita echar a andar la maquinaria política del voto duro para conseguir triunfos.

El Cuau debate2. Ser conocido importa. Cuando consideramos un porcentaje de participación de 47.29%. Y la saturación mediática que suponen las campañas sumadas a las distracciones existentes en la vida cotidiana. El candidato “celebridad” lleva ventaja. Quien tenga alguna duda piense en Cuauhtémoc Blanco gobernando la ciudad de Cuernavaca para un partido casi inexistente. Casi un candidato independiente, el exfutbolista ocupará un cargo público para el que más de uno duda si está realmente capacitado. La aparente victoria de Carmen Salinas, refrenda el punto.

3. La nueva forma de hacer trampas. Hay que reconocer en el fenómeno del partido verde, un nuevo estilo de hacer política electoral, o más bien negocios electorales. Presumiblemente reforzado como  estrategia del PRI para evitar los candados de la sobrerepresentación en el congreso, el partido de las estrellas rompe la veda electoral para explotar la fama de sus seguidores en nómina. Del entrenador nacional a cantantes y conductores de televisión, diversas personalidades invitan el día de la elección a votar por los verdes. Por la noche, los presidentes de los aliados PRI y PVEM argumentan que “no hay mexicanos de primera o de segunda” y que por ello no se le puede negar el derecho a sus famosos a la libertad de expresión. Habría que preguntarles si opinan lo mismo cuando entre en discusión el tema del fuero. Por lo pronto hay un cálculo inteligente y perverso: con los votos ganados por el empujón tendremos más presupuesto y si no conseguimos evitar las multas, pues las pagamos con el botín.

Por Bruce Wayne4. El voto nulo sigue siendo inútil. Sus apologistas, entre ellos Denise Dresser dedicaron largas horas el fin de semana a responder tuits donde se les culpaba de la composición del congreso. Sus respuestas, idealistas pero facilonas, implicaban que el pobre resultado de su estrategia de protesta se dio porque la mayoría sigue refrendando el sistema partidista actual. Un argumento obvio pero chapucero. Con excepción del Distrito Federal que se cuece aparte por su alta politización, los dos estados que más anularon corresponden a dos de los que tienen menor participación (Baja California y Aguascalientes). Mientras que los tres que menos anularon a tres con la mayor participación (Yucatán, Colima y Nuevo León). Quizá el punto más débil de esta protesta, que sólo parece servir para memes ingeniosos y fotos humorísticas en la red, es que su protesta se diluye en su anonimato de sentido junto a los mal hechos.

Incendian casilla en Oaxaca5. Perro que ladra no muerde. Tantas amenazas de impedir y desestabilizar la elección en los estados del sur; tanto miedo a que la violencia que se vive en ciudades y encabezados de algunos diarios, pondría en riesgo las votaciones. Al final, el domingo se vivió una jornada relativamente normal. Sigue siendo lamentable ese 5 por ciento de casillas que no instaladas, la quema de papelería electoral y la violencia, pero no fueron la nota prevaleciente.

6. La balcanización democrática es un hecho. Aunque los cargos más importantes de gobierno siguen peleándose en competencias bi y tripartidistas. El congreso que pinta el PREP quedará conformado por un partido grande (PRI), uno mediano (PAN) y muchos pequeños. El PRI seguirá gobernando por mayoría incontestable junto a sus dos adláteres (Verde y Panal), la izquierda sigue en su camino hacia la fragmentación irresoluble, y las pequeñas franquicias políticas empiezan a rendir resultados sumando votos de “menos peor”.

méxio-elecciones7. La abstención es relativa a lo que está en juego. Yucatán, Tabasco, San Luis Potosí, Querétaro, Nuevo León, Morelos, Michoacán, Guerrero, Colima y Campeche votaron por arriba del 50% (en la mayoría había elecciones locales). Baja California, Sinaloa, Quintana Roo, Chihuahua y Aguascalientes por debajo del 40%. El Estado con más participación fue Yucatán (68.6%) y el que menos porcentaje de votos nulos sumó. El que tuvo menos: Baja California (29.54%) fue el que mayor porcentaje de votos nulos tuvo.

8. Los porcentajes de votación real siguen siendo paupérrimos. De cien mexicanos con credencial de elector, catorce votaron por el PRI, diez por el PAN, cinco por el PRD, cuatro por MORENA, tres por los verdes y Movimiento Ciudadano, dos por el PANAL y Encuentro Social, Uno por el PT y el Humanista. 2 anularon. 53 no votaron.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 10 de junio del 2015

12 Replies to “270 – 8 Lecciones democráticas”

Comments are closed.