261 – Tres estrenos irresistibles en TV

last-man-earth-intrigante-nouvelle-serie-fox_cover

Desde su estreno, la crítica estadounidense etiquetó The Last Man on Earth como una de las comedias más originales en aparecer en la televisión en años. Si consideramos el formato que suele tener el típico sitcom estadounidense, basta ver un episodio de la serie de Will Forte para coincidir.

El escenario es previsiblemente postapocalíptico, pero una suerte de reverso de premisas como la The Walking Dead. En el mundo que habita Phil Miller, simplemente ya no hay nadie. Los demás seres humanos desaparecieron y lo hicieron limpiamente y sin explicación alguna. Las autopistas están vacías, las ciudades despejadas, las tiendas llenas de mercancía, los escaparates lucen sin polvo o abandono. No hay personas, ni perros, ni gatos, ni drama real, ni rastro alguno de su presencia.

920x920Compare con su serie postapocalíptica favorita y verá de entrada lo increíblemente original y divertida que es la propuesta. Phil (Forte) recorre el país entero en su camper buscando a alguien más, y va recogiendo recuerdos (la alfombra de la Casa Blanca, las pinturas del Art Institute de Chicago, bustos del Salón de la Fama de la NFL, etc.) y dejando mensajes y pintas para que lo busquen en Tucson, Arizona. Hasta ahí alcanza la broma: tiene todo el hemisferio para elegir dónde vivir, y elige Tucson!

El humor es extraño, camp, absurdo y por momentos ñoño, pero empieza a cobrar eficacia conforme van apareciendo otros “sobrevivientes” (eso de que era el último, también es relativo). Al final, hay que agradecer a la Fox por apostar por un concepto innovador.

10712897_608485799260921_1697448029814420282_n

Después de House of cards y antes de sumergirse en el universo Marvel con Daredevil, Netflix nos entregó en marzo Bloodline, un drama policíaco, o thriller familiar, o melodrama tropical. La historia transcurre en una de las pequeñas islas de los cayos de Florida, donde la familia Rayburn regenta un hotelito boutique para huéspedes adinerados.

La familia se reunirá para homenajear a sus padres (Sissy Spacek y Sam Shepard), y todos temen (o añoran) la presencia de Danny (Ben Mendelsohn), primogénito y oveja negra, quien tiene diferencias marcadas con el padre y lleva una vida al margen de la ley. Todo se complica porque su hermano John (Kyle Chandler) es el sheriff de la isla; su hermana Meg (Linda Cardellini) la abogada de la familia y su hermano Kevin (Norbert Leo Butz) finge tener la familia perfecta cuando todo se derrumba a su alrededor.

150209-news-bloodline-netflixLa serie lleva en el equipo creador el pedigrí de Ed Bianchi (quien ha transitado por The Wire, Deadwood, Brotherhood, Magic City, The Killing y Boardwalk Empire…nada más). Cada episodio  se toma su tiempo para presentar la psicología de miembro de la familia con breves adelantos a un futuro cercano donde la violencia y la tragedia se han desatado.

En el calendario de Netflix pudiera parecer un lanzamiento menor, pero esta “línea de sangre” es todo menos mediocre. Su estilo pulido, actuaciones de primera y atmósfera agobiante van envolviéndonos hasta que estamos completamente inmersos entre los Rayburn, sus mezquindades, traiciones y aparente amor filial.

American-Crime-ABC

Mientras la programación semanal de la TV estadounidense es invadida por franquicias de superhéroes, zombies, misterios semanales y comandos antiterroristas, da gusto toparse con un drama policíaco tan serio, duro y perturbador como American Crime. Creada por John Ridley, productor y guionista oscareado de 12 años de esclavitud, la serie busca capturar el mosaico completo que rodea el asesinato y violencia sexual contra una aparente pareja modelo en una ciudad del mediooeste. No esperemos una solución limpia con nudos atados a lo Law & Order. Detrás de este crimen, hay una familia chicana honesta, un matón huido de un cartel mexicano, una pareja interracial de yonquis, dos familias deshechas por sus propios dramas,… y la política local.

American Crime-1El elenco es de primera, y la producción no parece de una cadena de TV abierta. Ni en el estilo visual, absolutamente cinematográfico, ni en la complejidad moral y ética. Vamos, hasta en el lenguaje. En lo que es un gran acierto, los personajes maldicen, pero la pista de audio salta las palabras, dejándonos percibir, por lo menos por contexto, que estas personas hablan como la gente y no con ese lenguaje de alusiones y evasivas que suele tener la televisión.

No hay nada políticamente correcto en American Crime. Hay una mirada, desencantada y cruda, a lo que parece un crimen real y a todos los factores familiares, sociales, económicos y hasta religiosos que embarran cada uno de sus aspectos. Desde el crimen mismo hasta su investigación y la búsqueda de justicia para las familias y los aparentemente involucrados. Es un trago amargo, certero y de gran televisión. Si tiene suerte atrapará a los espectadores que busquen algo más que evasión en la pantalla, y ABC le dará tiempo a madurar una audiencia.

Twitter @rgarciamainou

Para El Economista, Arte Ideas y Gente del miércoles 8 de abril del 2015

4 Replies to “261 – Tres estrenos irresistibles en TV”

Comments are closed.